Obama y OTAN anuncian refuerzos, talibanes prometen devolverlos en ataúdes

El gobierno afgano se declaró satisfecho el miércoles por el próximo envío de 30.000 soldados estadounidenses más, a los que se sumarán 5.000 de la OTAN, para combatir a la insurgencia talibán, que aseguró que esos refuerzos no harán sino aumentar el número de muertos entre los aliados.

El gobierno afgano se declaró satisfecho el miércoles por el próximo envío de 30.000 soldados estadounidenses más, a los que se sumarán 5.000 de la OTAN, para combatir a la insurgencia talibán, que aseguró que esos refuerzos no harán sino aumentar el número de muertos entre los aliados."El presidente Barack Obama reiteró muy claramente el compromiso de Estados Unidos en Afganistán y su discurso corresponde del todo a lo que esperaban el gobierno y el pueblo afganos", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Rangeen Dadfar Spanta.Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, declaró el miércoles en un comunicado que apreciaba el enfoque de Obama de "equilibrar esfuerzos militares y civiles" y "el fortalecimiento de la capacidad de las instituciones afganas y las fuerzas de seguridad".Rusia también reaccionó "positivamente" en un comunicado difundido por la cancillería en el que dice que importa "que Afganistán se convierta cuanto antes en un Estado independiente, próspero, autosuficiente y libre de crímenes relacionados con la droga y el terrorismo".Obama anunció el martes el envío de 30.000 militares suplementarios en nombre del "interés nacional vital" de Estados Unidos.Esos soldados comenzarán a llegar a Afganistán "en un plazo de dos a tres semanas" y "serán desplegados y concentrados en las zonas sur y este del país", declaró el miércoles el secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates.La secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton anunció el miércoles en la Comisión de Defensa del Senado que el viernes próximo iba a la reunión de la OTAN en Bruselas para "obtener compromisos suplementarios de la Alianza en soldados, en instructores y en recursos" en Afganistán.Este miércoles, la OTAN afirmó que la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en Afganistán, bajo su mando, tiene asegurado un refuerzo de "al menos" 5.000 hombres."Puedo confirmar que los aliados (miembros de la OTAN) y nuestros socios aportarán una contribución suplementaria significativa, de al menos 5.000 soldados y probablemente unos cuantos millares más", declaró en Bruselas el secretario general de la organización, Anders Fogh Rasmussen.Según el diario El País, España contribuirá con unos 200 efectivos.El canciller afgano resaltó que Obama había insistido en la importancia de la amenaza terrorista a nivel regional, "diciendo claramente que no debemos permitir a las regiones situadas al otro lado de la línea Durand que se conviertan en bases permanente para Al Qaida", en referencia a la frontera entre Afganistán y Pakistán.Los talibanes reaccionaron diciendo a Obama que "los 30.000 soldados suplementarios reforzarán la resistencia y la lucha"."Obama verá desfilar muchos ataúdes de soldados estadounidenses muertos en Afganistán", auguró el portavoz Qari Yusuf Ahmadi por teléfono a la AFP."Se verán obligados a una retirada vergonzosa", agregó. El general Stanley McChrystal, comandante de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán, piensa justo lo contrario."El presidente me ha dado una misión clara y los recursos para cumplirla", declaró el general, que recibirá 10.000 soldados menos de los que había pedido."La claridad, el compromiso y la resolución del discurso del presidente son un avance principal para llevar la seguridad a Afganistán y eliminar los santuarios de los terroristas que amenazan la seguridad de la región", añadió.El martes un soldado estadounidense perdió la vida en el Este de Afganistán, lo que eleva a 300 el número de norteamericanos muertos en el país en lo que va de año. En 2008 Estados Unidos registró 155 bajas.

Más noticias

0 Comentarios