Obama pide a Japón que mantenga en su territorio las bases de Estados Unidos

El presidente Barack Obama pidió al gobierno de centroizquierda de Japón que mantenga el acuerdo que permite el establecimiento de bases estadounidenses en el archipiélago, un asunto cada vez más polémico en víspera de su primera visita oficial al país asiático.

El presidente Barack Obama pidió al gobierno de centroizquierda de Japón que mantenga el acuerdo que permite el establecimiento de bases estadounidenses en el archipiélago, un asunto cada vez más polémico en víspera de su primera visita oficial al país asiático.Obama realiza el viernes y sábado su primera visita oficial a Japón, en un contexto de tensión por la polémica sobre el futuro de las bases norteamericanas.En declaraciones divulgadas el martes por la televisión pública japonesa NHK, el presidente estadounidense aseguró que la alianza militar con Estados Unidos y el acuerdo sobre las bases norteamericanas en Japón "sirven los intereses" de este país.El nuevo gobierno de centroizquierda, dirigido por Yukio Hatoyama y en el poder desde hace dos meses, está procediendo a un nuevo examen del acuerdo suscrito en 2006 entre ambos países sobre la presencia de los 47.000 soldados estadounidenses en el archipiélago, la mitad de ellos en la isla de Okinawa (sur).Obama consideró "normal" el enfoque del gobierno japonés, pero aseguró que "una vez terminado ese nuevo examen, las autoridades japonesas llegarán a la conclusión de que nuestra alianza, las decisiones sobre las bases que hemos negociado, todo ello sirve a los intereses de Japón".La divergencia entre los dos aliados se centra en el desplazamiento de la base aérea de Futenma, situada en una zona urbana de Okinawa, hacia una bahía aislada de la isla, y protegida por los defensores del medio ambiente.La administración de Estados Unidos quiere que la base sea reconstruida antes de 2014 en el lugar previsto, pero el gobierno japonés contempla desplazarla a otro lugar del archipiélago, o incluso fuera del país.El domingo, mas de 20.000 personas se manifestaron en Okinawa para denunciar las molestias e inseguridad generadas por las bases.En ese contexto de tensión, el Primer ministro Yukio Hatoyama pidió este martes al ejército de Estados Unidos que entregue a la policía un soldado estadounidense sospechoso de haber matado accidentalmente a un habitante de Okinawa a bordo de su vehículo, y haberse dado luego a la fuga.Al preguntársele sobre informes de prensa según los cuales el soldado habría sido detenido por el comando militar norteamericano en la base de Okinawa, Hatoyama dijo: "si los militares estadounidenses realmente lo han detenido, me gustaría que sea entregado" el soldado a las autoridades policiales.El sábado, un sexagenario fue atropellado por el vehículo de un militar estadounidense. El conductor se dio a la fuga, dejando a su víctima agonizante en el borde de la carretera.En virtud del estatuto de las Fuerzas armadas estadounidense en Japón, los soldados norteamericanos sospechosos de crimen no son entregados a la policía local hasta haber sido formalmente acusados.Por otra parte, en su entrevista a NHK, Obama expresó el deseo de visitar Hiroshima y Nagasaki, ciudades japonesas destruidas por bombas atómicas estadounidenses, algo que jamás hizo un presidencia de Estados Unidos en ejercicio.Obama dijo que "desgraciadamente" no tendrá la posibilidad de hacer esa visita durante su corto viaje oficial, pero subrayó que se sentiría "honrado de tener la ocasión de visitar esas ciudades", durante su presidencia.

Más noticias

0 Comentarios