ONU y UE piden apoyo de EEUU en Copenhague

ONU y UE consideran necesario que EEUU se involucre seriamente en acuerdos a alcanzar en Copenhague en diciembre.

El responsable de la ONU sobre clima, Yvo de Boer, y la Unión Europea siguen confiando en que la comunidad internacional alcance un acuerdo "muy preciso" en la conferencia de Copenhague de diciembre, pero para ello estiman necesario que Estados Unidos se implique seriamente.

"Creo que tendremos un acuerdo muy preciso" en Copenhague, declaró a la AFP De Boer el lunes en Bruselas, adonde asistió a una reunión de ministros europeos de Medio Ambiente preparatoria de la conferencia del 7 al 18 de diciembre, llamada a forjar un compromiso mundial que suceda al Protocolo de Kioto contra el cambio climático.

De Boer confió en obtener objetivos de reducción de emisiones de CO2 de los países más ricos, una aclaración de qué es lo que están dispuestos a hacer grandes países en desarrollo como India y China y una lista de contribuciones para financiar la lucha contra el calentamiento global en los países pobres.

El responsable de la ONU se felicitó además de las promesas formuladas por Brasil, Corea del Sur, Rusia y Japón para contribuir a frenar el aumento de la temperatura, reconociendo que la "cuestión clave es ahora Estados Unidos".

"Creo que el presidente estadounidense, Barack Obama, puede venir a Copenhague con un objetivo (de reducción de emisiones) y una contribución financiera (a los esfuerzos de los pobres)", agregó.

De Boer estimó que Obama "no necesita" finalizar el texto legislativo sobre cambio climático, sometido actualmente al debate parlamentario, antes de la conferencia de Copenhague: "Ningún país que firmó el acuerdo de Kioto había adoptado previamente un texto legislativo, todos lo hicieron después", recordó.

Actualmente, el proyecto de ley propuesto por Obama se encuentra en el Senado y es ligeramente más ambicioso que el aprobado por la Cámara de Representantes en junio.

El texto propone un objetivo de reducción de los gases de efecto invernadero de 20% para 2020 en relación a los niveles de 2005, frente al 17% adoptado por la Cámara.

No obstante, estas metas están por debajo de las que la Unión Europea ha puesto sobre la mesa: Los 27 se comprometieron a recortar en un 20% sus emisiones para 2020 respecto a los niveles de 1990, y están dispuestos a elevar ese porcentaje al 30% si el resto de países ricos suscriben el compromiso.

Por otro lado, De Boer solicitó que la UE "aclare" antes de Copenhague hasta qué punto está dispuesta a contribuir en la financiación de la lucha contra el cambio climático en los países pobres. "Necesitamos una cifra clara de Europa", dijo este responsable.

La UE fijó en 100.000 millones de euros anuales las necesidades de financiación internacional para ayudar a los países pobres en esta materia, durante el periodo 2013-2020, pero sus Estados miembros todavía no acordaron qué parte de ese monto pretenden cubrir.

Andreas Carlgren, ministro de Medio Ambiente de Suecia, país que ocupa la presidencia de turno de la UE, propuso el lunes convocar una reunión extraordinaria con sus homólogos para encarar la recta final de Copenhague.

"Queremos un acuerdo completo que cubra todos los aspectos", dijo Carlgren.

Norbert Roettgen, su colega alemán, recordó que ya nadie espera un acuerdo "jurídicamente vinculante" en Copenhague, sino más bien una declaración política, pero "los obstáculos deben levantarse" con las últimas negociaciones.

"Queremos a todo el mundo a bordo. No únicamente a los europeos, sino también a los países en desarrollo, a Estados Unidos, China y Rusia", señaló el ministro alemán.

Más noticias

0 Comentarios