Nuncio papal en Dublín condena abusos sexuales de curas en Irlanda

El embajador del Vaticano en Dublín condenó este martes décadas de abusos sexuales a niños por parte de curas católicos y el encubrimiento de las autoridades eclesiásticas, y pidió perdón por "cualquier error de nuestra parte", en una reacción a las revelaciones.

El embajador del Vaticano en Dublín condenó este martes décadas de abusos sexuales a niños por parte de curas católicos y el encubrimiento de las autoridades eclesiásticas, y pidió perdón por "cualquier error de nuestra parte", en una reacción a las revelaciones.La disculpa del nuncio papal Giuseppe Leanza se produjo tras una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores irlandés, Micheal Martin, que el domingo expresó su decepción por el silencio del Vaticano sobre este asunto.Un condenatorio informe elaborado por una comisión presidida por la juez Yvonne Murphy concluyó el mes pasado, tras tres años de investigaciones, que los responsables de la arquidiócesis de Dublín protegieron a los autores de los abusos y no los señalaron a la policía durante más de tres décadas."Expreso de nuevo mi horror, mi consternación y desde luego entiendo la ira de la gente y los sufrimientos de quienes padecieron abusos", declaró el nuncio tras su reunión con el ministro."O sea que lo condenamos totalmente. Si hubo algún error de nuestra parte, pedimos perdón por eso", agregó."No había ninguna intención de no cooperar con la comisión (que investigaba la manera como la arquidiócesis de Dublín gestionó los abusos", afirmó.El nuncio apostólico fue duramente criticado después de que el informe revelara que la comisión trató de obtener todos los documentos que tenía el Vaticano sobre los abusos del clero en la principal arquidiócesis de Irlanda, pero "no recibieron respuesta".Martin dijo el domingo a la televisión pública que estaba "profundamente decepcionado de que no hayamos tenido una declaración exhaustiva del Vaticano o del papa Benedicto XVI.Los dos principales representantes de la Iglesia Católica en Irlanda, el primado Sean Brady y el arzobispo de Dublín Diarmuid Martin tienen previsto explicar el informe al Papa en el Vaticano el próximo viernes.Mientras en Irlanda hay una presión creciente para que dimitan los obispos y otras autoridades eclesiásticas mencionadas negativamente en el informe Murphy.Colm O'Gorman, máximo responsable de Amnistía Internacional en Irlanda y víctima de abusos, estimó que todos los que ocuparon posiciones de responsabilidad en la arquidiócesis de Dublín están "implicados en este encubrimiento institucional".

Más noticias

0 Comentarios