Nuevo Rico, Nuevo Pobre

Hace 30 años, Ana, la esposa de Augusto Ferreira, dio a luz a su hijo en un humilde hospital donde llegaron obligados y de urgencia cuando a Ana se le presentó el parto inesperadamente.

Nuevo Rico, Nuevo Pobre Nuevo Rico, Nuevo Pobre

Nuevo Rico, Nuevo Pobre

Hace 30 años, Ana, la esposa de Augusto Ferreira, dio a luz a su hijo en un humilde hospital donde llegaron obligados y de urgencia cuando a Ana se le presentó el parto inesperadamente. Los Ferreira eran una reconocida familia del país que comenzaba entonces la empresa de mensajería que después se convertiría en la más grande e importante de Suramérica:MundoExpress. Al mismo tiempo, en el mismo hospital, nacía el hijo de los Castro, una familia muy humilde de la zona.

La enfermera a cargo de la sala de maternidad, Lucero, ese día cometió un error que determinaría por completo la vida de los dos bebés. En un descuido, ella confundió los niños, y así, el hijo de los Ferreira fue entregado a los padres Castro, y el hijo de los Castro fue puesto en brazos de Augusto Ferreira. Nadie se percató nunca del cambio. Sólo Lucero, pero cuando era demasiado tarde para abrir la boca.

El niño que vivía en la lujosa casa de los Ferreira fue bautizado Andrés. El pequeño que le tocó vivir en el rancho de los Castro fue llamado Brayan. Ambos crecieron en mundos totalmente opuestos. Ferreira, viudo y queriendo compensarle la falta de madre a Andrés, lo crió en medio de lujos y riqueza y nunca le inculcó el valor de esforzarse en la vida. Los Castro en cambio, no podían darle mayor cosa a su hijo Brayan, quien siempre tuvo que trabajar duro para ayudar en la casa. Mientras Andrés estudió en Estados Unidos, Brayan nunca pudo estudiar.

Andrés fue nombrado gerente del emporio MundoExpress y vive como todo un millonario; Brayan pasa de trabajo en trabajo y medianamente logra juntar plata mensual para vivir. Treinta años después, Andrés y Brayan son hombres hechos y derechos, pero con graves problemas de personalidad. Ninguno de los dos  aprecia realmente las cosas buenas que tienen, y reniegan de su estilos de vida.

Andrés está comprometido en matrimonio con la hermosa Fernanda del Mar, quien es la modelo más cotizada y deseada del país, pero que sólo lo quiere por su dinero. Brayan tiene una relación desde hace años con Rosmery Peláez, una adorable y avispada muchacha, con una belleza que nunca ha explotado, y que con mucho esfuerzo ha logrado convertirse en la secretaria de Andrés Ferreira en MundoExpress.

El destino y las circunstancias llevan a estos dos hermanos a tener que intercambiarse sus roles, pasando el pobre a ocupar el lugar del rico, y al rico el lugar del pobre. Solo cuando verdaderamente los dos estén totalmente de acuerdo en volver a como estaban antes, lo podrán hacer. Es así como Brayan pasa a vivir la holgada pero aburrida vida rica de Andrés, y Andrés a enfrentarse al desparpajo, el desorden e inestabilidad de la vida de Brayan.

Más noticias

0 Comentarios