Nueva jornada de tensión y violencia en provincia china

Aumenta la tensión en las calles de Urumqi con varios ataques violentos entre las etnias “han” y los “uigures”.

La ira cruel de una muchedumbre enfadada en Urumqi. Jóvenes chinos de la etnia “han” descargan su rabia sobre un uigur solitario. Buscan venganza por los sangrientos disturbios étnicos del domingo, los peores en décadas. Los grupos uigures están asustados. Temen por los ataques aleatorios.

“Si me ven, estaré muerto. Me golpearán… si me ven, de verdad me matarán,” dijo un joven de la etnia Uigur.

Las autoridades chinas dicen que al menos 156 personas murieron y más de 1.000 resultaron heridas en los disturbios del 5 de julio, pero grupos de uigures exiliados dicen que las cifras podrían ser mucho más altas. Miles de soldados y policías antidisturbios patrullan las calles y aíslan barrios problemáticos. Aunque muchos sienten que el gobierno demoró en enviar fuerzas de seguridad, algunos encontraron un poco de paz.

“Ahora estoy a salvo, ahora me siento seguro,” dijo un Chino de la etnia Han.

Pero a pesar de las fuerzas militares, la tensión está apenas bajo control. Y hay pocas señales de que se levanten las restricciones pronto.

Más noticias

0 Comentarios