Viuda del Nobel de Literatura Harold Pinter presenta en México sus memorias

La noche que el dramaturgo británico Harold Pinter conoció a su futura mujer, Lady Antonia Fraser, él le preguntó: "¿Tienes que irte?", una frase que a un año de la muerte del luego premio Nobel de Literatura ella ha usado para titular las memorias de sus 33 años de pareja.

La noche que el dramaturgo británico Harold Pinter conoció a su futura mujer, Lady Antonia Fraser, él le preguntó: "¿Tienes que irte?", una frase que a un año de la muerte del luego premio Nobel de Literatura ella ha usado para titular las memorias de sus 33 años de pareja.En ese momento ambos ya estaban casados y la respuesta de Fraser, una elegante y consagrada escritora de biografías sobre personajes históricos, les cambió la vida: "No, en realidad no es absolutamente necesario".Fraser recordó ese episodio al presentar esta semana el libro sobre los que llamó "muy felices años" juntos y que se pone a la venta el lunes en el mundo anglófono con el título: "Must You Go? My Life with Harold Pinter".La presentación se realizó en el claustro del antiguo colegio de San Idelfonso, en la capital mexicana, donde vive uno de los hijos de la escritora.Pinter, uno de los más influyentes escritores británicos de los tiempos recientes, fue galardonado con el premio Nobel de Literatura en 2005.Fraser dijo que para escribir estas memorias recurrió en buena parte a sus diarios, que lleva en forma diligente desde 1968."Es un libro que nunca, nunca, esperé escribir", explicó Fraser al contar que sólo después de que Pinter muriera, en la navidad de 2008, tomó la decisión repentina de empezar esta obra."A veces me pregunto: ¿Qué he hecho?", dijo la escritora al subrayar que hasta ahora había decidido mantener en privado los detalles de su relación con Pinter.El texto incluye numerosas anécdotas sobre encuentros con celebridades literarias, contó Fraser, quien relató uno con el escritor peruano Mario Vargas Llosa, quien al conocerla elogió la obra "¿Quién le teme a Virginia Woolf?", creyendo erróneamente que era de Pinter, en lugar de Edward Albee.Fraser relató que ella estaba tan impresionada con el "muy encantador" escritor peruano que no lo quiso corregir.También reveló que la primera esposa de Salman Rushdie, Clarissa Luard, les contó cómo le pedía al famoso novelista que le leyera todas las noches antes de irse a dormir.En un país como Inglaterra, obsesionado con las clases sociales, Fraser dijo irónicamente que ella y Pinter, junto a otros escritores e intelectuales, habían logrado pertenecer a lo que llamó la "clase bohemia"."Muchas cosas hicieron de mí una católica aristócrata, mientras que Harold provenía de un estrato trabajador. Y fue por eso que un tabloide sacó a relucir ese tema cuando los dos andábamos por los cuarenta. Pero ambos éramos escritores y era rídiculo decir que uno pertenecía a una clase superior", señaló.La última parte de la obra está dedicada a la batalla que Pinter libró durante siete años contra el cáncer, pese a lo cual siguió trabajando como escritor y dramaturgo."No fue sino hasta que escribí el libro que me di cuenta de lo extraordinariamente valiente que fue", señaló Fraser al declinar leer uno de los poemas que escribió el premio Nobel, por temor a caer en el llanto.Fraser, que en 1999 recibió el máximo reconocimiento británico, la Orden de Caballería, es autora de varias obras sobre personajes históricos, incluyendo su biografía de Maria Antonieta, en la cual se basó la película dirigida por Sofía Coppola.Antes de unirse a Pinter, Fraser fue esposa del parlamentario conservador Hugh Fraser, con quien tuvo seis hijos.

Más noticias

0 Comentarios