Niños Ricos Pobres Padres Gran Estreno

Una historia que se atreve a explorar los secretos adultos que los jóvenes esconden...

Protagonistas de "Niños Ricos, Pobres Padres" en entrevista exclusiva Galería
Niños Ricos Pobres Padres Gran Estreno Galería

Niños Ricos Pobres Padres Gran Estreno

Un día, ALEJANDRA PAZ llegando a su casa en Estados Unidos, país donde nació y creció, encuentra que unos policías de inmigración se están llevando detenida a su madre, LUCIA RIOS. Lucia había llegado hace 20 años pero nunca había legalizado su situación. En ese momento, Alejandra se ve ante la terrible disyuntiva de seguir viviendo en los Estados Unidos como la ciudadana legal que es, o acompañar a su madre a su forzado exilio al país de donde huyó hace veinte años. La respuesta para Alejandra es obvia, y pocos días después, llega al país de sus orígenes, sin sospechar que el destino le tiene preparada, la más dura prueba de su vida. Acogida en la casa de una tía, hasta ahora desconocida, VERONICA, quien las recibe a regañadientes en su lujosa residencia, gracias a los buenos oficios de su tío político, ROBERTO, y de su primo, SANTIAGO. Alejandra comienza a conocer el asombroso mundo que dejó su madre atrás cuando, huyendo de la presión familiar, lo abandonó todo por alejarse de un amor imposible y por seguir al hombre que sería su padre, pero quien lamentablemente fallece siendo ésta aun una niña. Alejandra no puede creer el lujo, el derroche y la opulencia que encuentra al llegar. A su llegada, Alejandra accidentalmente conoce a los dos muchachos que serán en adelante los enconados rivales que lucharan por el amor de la muchacha desde dos realidades distintas: DAVID CASTRO, el joven taxista que será su primer contacto con el país, y ESTEBAN SANMIGUEL, el hijo único de una de las más poderosas familias locales. La sorprendente coincidencia es que ambos estudian en la misma escuela a la que asistirá Alejandra, David en calidad de becado y Esteban como casi el dueño y señor del lugar. La tragedia de Alejandra comienza al mismo día de su llegada cuando Esteban la invita a una fiesta con la cual se despide la temporada de vacaciones. A su llegada, la muchacha queda perpleja ante el lujo de la casa, el derroche de licores, pero sobre todo por el comportamiento verdaderamente salvaje de quienes serán sus nuevos compañeros. Fabulosos automóviles a la llegada, bellísimas jovencitas vestidas a la última moda, apuestos jóvenes que parecen sacados de una agencia de modelos. Todo es absolutamente nuevo e increíble para Alejandra quien desprevenidamente recibe una copa, mientras sus nuevos amigos le enseñan la suntuosa mansión. Alejandra despierta en una habitación desconocida, semidesnuda y siendo auxiliada por quienes se convertirán desde ese momento, en sus ángeles guardianes, DAVID y ANAIS. La muchacha ha sido violada, pero tarda algunas horas en comprender el horror de su tragedia. Impotente e incapaz de darle a su mamá más problemas, Alejandra guarda el terrible secreto sólo para ella y las personas que la auxiliaron. Haciendo de tripas corazón al día siguiente tiene que asistir a su primer día en la escuela y al llegar siente todas las miradas clavadas en ella. ISABELLA, la novia de Esteban, quien desde el comienzo comprende el peligro que representa la nueva alumna para su eterno novio, es quien la pone al tanto de que no sólo fue ultrajada, sino que además alguien le tomó fotos desnuda, fotos que ahora aparecen en la página Web y que los traviesos muchachos usan para alardear de sus aventuras sexuales. Alejandra es incapaz de comprender tanta maldad pero no está dispuesta a rendirse tan fácilmente por lo que, callando su secreto, decide emprender la búsqueda del culpable, a la vez que finge una tranquilidad que no siente, pues por dentro está destrozada. Enteradas sus compañeras de la escuela le restan importancia al asunto y explican que todas han sido víctimas del mismo tratamiento, pero para Alejandra es una cuestión de honor y justicia. El trauma que ha sufrido tendrá efectos devastadores para ella, pero por lo menos encontrar al culpable puede ser un alivio. Como puede, Alejandra reasume su vida normal y comienza a descubrir la realidad que se mueve al interior del colegio más prestigioso de la ciudad, donde estudian los hijos de las familias más prestantes del país. El sexo y algunas sustancias prohibidas están a la orden del día. La violencia, el chantaje y los negocios extraños completan el menú de actividades de la escuela en donde lo académico tiene poca o ninguna importancia. En este mundo extremo, sin embargo, Alejandra encuentra gente buena, estudiantes que quieren romper con el círculo vicioso y poco a poco con la llegada de ella, comprenden que existe la posibilidad de salvación. Pero no será fácil. La misma Alejandra se acercará peligrosamente al vacío, llevada de la mano por Esteban de quien se enamora perdidamente.

Paralelamente a la vida de los muchachos girará la vida de sus padres, algunos tan perversos e inmorales como ellos y otros en cambio luchadores incansables por sacar a sus hijos adelante. Las traiciones de sus mayores serán el ejemplo a seguir. En este medio crecerán y entraran a la edad adulta los jóvenes del colegio con sus historias de amor y dolor, con su sentido de la soledad y abandono, con las difíciles definiciones acerca de la sexualidad y el futuro, pero siempre encontrando en el último momento la respuesta que les permitirá salir del engañoso mundo en el que viven.

Más noticias

0 Comentarios