Nigeriano de 23 años comparece ante juez tras tentativa de atentado en avión

El nigeriano de 23 años acusado que querer hacer estallar en vuelo un avión que unía Amsterdam y Detroit utilizando un potente explosivo, compareció el sábado ante un juez estadounidense que le leyó oficialmente el acta de acusación en su contra.

El nigeriano de 23 años acusado que querer hacer estallar en vuelo un avión que unía Amsterdam y Detroit utilizando un potente explosivo, compareció el sábado ante un juez estadounidense que le leyó oficialmente el acta de acusación en su contra.Umar Faruk Adbulmutallab, hijo de un ex banquero y descrito por un ex profesor como un estudiante "muy brillante" de ideas radicales, fue acusado de haber intentado "destruir un avión de Northwest Airlines que se acercaba al aeropuerto de Detroit el día de Navidad" y de haber "introducido un explosivo a bordo del aparato", indicó el Departamento de Justicia estadounidense en un comunicado.El juez Paul Borman se dirigió al hospital de Detoit y le leyó el acta de acusación durante una audencia de 20 minutos.El sospechoso fue ingresado a ese establecimiento por las quemaduras sufridas en su intento de activar pentrita, un poderoso explosivo, para hacer explotar el Airbus A330 que transportaba 278 pasajeros y 11 miembros de la tripulación.Según periodistas autorizados a asistir a la audencia, el joven nigeriano estaba esposado en una silla de ruedas y tenía vendadas sus muñecas y manos. Declaró al juez no tener los medios para pagarse un abogado, por lo que se le brindó uno de oficio.Según los testigos y el acta de acusación, Abdulmutallab confesó haber inyectado con ayuda de una jeringa un líquido químico en una pólvora que había ocultado en su pierna, para intentar hacer explotar el avión.Este procedimiento le habría permitido pasar sin dificultades los controles del aeropuerto de Amsterdam-Schipol, considerados muy rigurosos, donde se encontraba en tránsito procedente de Lagos con una visa para Estados Unidos, según la policía holandesa.El joven también afirmó haber sido entrenado por miembros de Al Qaida en Yemen, según otros responsables de servicios de seguridad citados por los medios.De acuerdo con los testimonios de los pasajeros recibidos por la Oficina Federal de Investigaciones estadounidense (FBI), Abdulmutallab se dirigió a uno de los baños del avión cuarenta minutos antes del aterrizaje y permaneció allí unos veinte minutos."Al volver a su asiento, se quejó de dolores de estomago y se cubrió con una manta", indicó el Departamento de Justicia.Los pasajeros escucharon ruidos "parecidos a los de la explosión de petardos" y "vieron fuego en uno de los paneles del avión y el pantalón del sospechoso".Fue entonces que un pasajero holandés, Jasper Schuringa, convertido en el "héroe" del vuelo 253, se lanzó sobre el joven nigeriano."Le salté encima y traté de examinarlo, buscando el explosivo, y luego tomé una especie de objeto que estaba fundiéndose y echando humo e intenté apagarlo", contó a CNN.Schuringa se quemó al intentar apagar el fuego por todos los medios, incluso con sus manos, y recibió la ayuda de otros pasajeros, que llevaron agua, así como de la tripulación.El joven nigeriano, con quemaduras graves en una pierna, fue reducido y atado.Un análisis preliminar del FBI concluyó que utilizó PETN, también conocido como pentaeritrinol, un potente explosivo. Los agentes del FBI también recuperaron lo que parecen ser los restos de una jeringa.Un alto responsable norteamericano confirmó a la AFP que el padre del joven, Umaru Mutallab, había "contactado el mes pasado la embajada estadounidense en Nigeria para manifestar su preocupación por la radicalización de su hijo", que había recibido una visa para Estados Unidos en junio de 2008.Conocido ex banquero nigeriano, Umaru Mutallab, de 70 años, afirmó a la AFP estar "conmocionado" por el accionar de su hijo.Según Michael Rimmer uno de sus ex profesores en la British School de Lomé (Togo) en 2001 el joven nigeriano apoyaba a los talibanes en el poder en Kabul poco antes de la invasión estadounidense a Afganistán.Pese a ello, Abdulmutallab era "el sueño de todo profesor, muy asiduo, entusiasta, muy brillante y muy educado", declaró a la BBC.El University College de Londres (UCL) confirmó el sábado que un estudiante llamado Umar Faruk Abdulmutallab hizo estudios de ingeniería mecánica allí entre 2005 y 2008.En mayo, quiso regresar al Reino Unido pero los servicios de inmigración británicos le negaron una visa de estudiante porque el establecimiento en el que pretendía querer estudiar fue juzgado ficticio, según una fuente gubernamental en Londres.Los viajeros del mundo entero enfrentaban el fin de semana medidas de seguridad reforzadas en los grandes aeropuertos de Europa, América del Norte y Asia por pedido de Estados Unidos.

Más noticias

0 Comentarios