Negociación bajo presión en Copenhague para salir del estancamiento

La conferencia sobre el cambio climático de Copenhague seguía sin avanzar el martes, tras la divulgación de un borrador de acuerdo sin ningún compromiso cuantificado y el anuncio por Estados Unidos de su incapacidad para comprometerse con objetivos más ambiciosos.

La conferencia sobre el cambio climático de Copenhague seguía sin avanzar el martes, tras la divulgación de un borrador de acuerdo sin ningún compromiso cuantificado y el anuncio por Estados Unidos de su incapacidad para comprometerse con objetivos más ambiciosos."No preveo ningún cambio en nuestro compromiso" de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, declaró el emisario especial de Estados Unidos para el cambio climático, Todd Stern, recordando que el presidente Barack Obama ya explicó la postura estadounidense."Nuestro compromiso está ligado a nuestra próxima legislación y existen elementos en esa legislación que podrían determinar un objetivo general (...) considerablemente superior, pero no nos comprometemos a ello en este momento porque el resultado (del debate parlamentario) es incierto y no queremos prometer algo que no tenemos", afirmó Stern.Obama ha ofrecido un recorte de las emisiones de CO2 de Estados Unidos del 17% en 2020 respecto al nivel de 2005, una cifra que corresponde a la de la ley climática estadounidense, que fue aprobada por la Cámara de Representantes pero está aún pendiente su tratamiento por el Senado.Traducida respecto al nivel de 1990 --tomado como referencia por la mayor parte de países-- esta cifra corresponde a un 4%.Explicando las dificultades del actual jefe de la Casa Blanca en el tema climático, el ex vicepresidente estadounidense Al Gore recordó durante un debate en Copenhague que "a pesar de que su propio partido político (demócrata) controla el Congreso", existe "una fuerte resistencia a reducir profundamente las emisiones de CO2".Según las estimaciones científicas, para limitar el aumento de la temperatura media del planeta a 2º C es necesario que el conjunto de países industrializados reduzcan a medio plazo (2020) sus emisiones entre 25% y 40% respecto a 1990 y un 80% a largo plazo (2050).Sumando las propuestas presentadas hasta ahora por los países desarrollados se llega a penas a un 17%.Esta dificultad de los negociadores a acordar cifras ambiciosas quedaba reflejada en un nuevo borrador de acuerdo divulgado el martes por uno de los dos grandes grupos negociadores, en el que no figura ningún compromiso cuantificado en las cuestiones clave.Estos grandes puntos de negociación, en los que persiste el desacuerdo, son: los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a largo plazo, el tope de emisiones mundiales, los grados centígrados a los que se debe limitar el aumento de temperatura y la ayuda financiera para los países pobres.La financiación que los países ricos deben aportar para permitir a las naciones en desarrollo luchar contra el calentamiento global es precisamente "el gran problema" de la negociación, explicó a la AFP el embajador brasileño para el clima, Sergio Serra."Concretamente porque los países desarrollados sólo hablan de fondos a corto plazo, hasta 2012", afirmó.Se estima que los países en vías de desarrollo necesitarían anualmente unos 150.000 millones de dólares para adaptarse a los efectos del cambio climático y para contribuir a combatirlo.El nuevo acuerdo mundial que se está negociando en Copenhague, y que debería entrar en vigor a principios de 2013 --tras la expiración de los compromisos del Protocolo de Kioto--, debe establecer el origen y la gestión de esos fondos.Sin embargo, lo único que se ha logrado hasta ahora es un consenso sobre la necesidad de una ayuda urgente, en los próximos tres años, que giraría en torno a los 10.000 millones de dólares anuales.Determinado a dar un impulso a la negociación, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que llegó a Copenhague el martes, debía intervenir a las 17H30 (16H30 GMT) ante el pleno de los delegados y "tiene la intención de quedarse hasta el final de la conferencia", según su portavoz Dan Shepard.Antes de partir de Nueva York, Ban ya había recordado que el tiempo apremia. "Llamo a todos los líderes mundiales (...) a redoblar los esfuerzos para encontrar lugar para el compromiso", afirmó.Entre el jueves y el viernes deben llegar a la capital danesa cerca de 120 jefes de Estado y de Gobierno, en los que están puestas todas las esperanzas de lograr un nuevo y ambicioso acuerdo mundial de lucha contra el calentamiento global.

Más noticias

0 Comentarios