Narcotráfico se apodera de reservas naturales de Centroamérica (informe)

Altos índices de pobreza y frágiles tejidos sociales y redes comunitarias han permitido al narcotráfico "capturar" por lo menos cuatro reservas naturales en Centroamérica, sostiene un informe de seguridad en la región elaborado por la Fundación Friedrich Ebert de Alemania.

Altos índices de pobreza y frágiles tejidos sociales y redes comunitarias han permitido al narcotráfico "capturar" por lo menos cuatro reservas naturales en Centroamérica, sostiene un informe de seguridad en la región elaborado por la Fundación Friedrich Ebert de Alemania.El Anuario 2009 de la Seguridad Regional en América Latina y el Caribe detalla que estas características han permitido a los narcotraficantes ampliar sus embarques, desembarques y fabricación de drogas en Petén (Guatemala), La Mosquitia (Honduras y Nicaragua), Limón (Costa Rica) y Darién (Panamá).El estudio dice que también influye la posición geográfica de la región, situada entre el principal país productor de cocaína (Colombia) y la nación con mayores niveles de consumo (Estados Unidos), así como por tener una tendencia a aumentar su consumo interno de drogas."Estas regiones capturadas por la droga son zonas caracterizadas por una débil presencia del Estado, altos índices de pobreza y frágiles tejidos de capital social y de redes comunitarias, lo cual se conjuga con los problemas de impunidad y corrupción histórica en los sistemas de seguridad y justicia", agrega el informe.Ricardo Sáenz, coordinador de programas de la Fundación en Guatemala, dijo a la AFP que en el estudio participaron académicos, funcionarios y expertos del istmo, quienes tomaron como base datos oficiales de cada uno de los países.De acuerdo con el estudio, las estrategias para combatir este flagelo son recientes y similares en todos los países de la región, que están acostumbrados a lidiar con la violencia política, pero cuentan con poca experiencia frente a las tecnologías y modalidades criminales del siglo actual."Las estrategias dan prioridad a las medidas de corte reactivo punitivo", dice el informe.Entre éstas destacan las políticas de persecución de pandillas en Guatemala, Honduras y El Salvador; el aumento de las penas en todos los países, incluyendo la aprobación de la cadena perpetua en Honduras y la reactivación de la pena capital en Guatemala.También destaca entre las estrategias un creciente uso del sistema penitenciario; la tendencia al protagonismo policial y la utilización de los ejércitos en tareas de seguridad interna y de combate al crimen organizado en todos los países que tienen fuerza militar (Costa Rica y Panamá carecen de fuerzas armadas)."La geopolítica regional genera igualmente una vulnerabilidad interna, trasfronteriza, marítima y terrestre que la convierte en un puente para el tráfico y trata de personas y de drogas hacia Estados Unidos, el Caribe y Europa, y para el tráfico de armas desde el norte a Sudamérica", subraya el estudio.Esta situación también ha provocado, según el estudio, que la región sea vulnerable a otras formas delictivas como el sicariato, el robo de vehículos, secuestros y que se incrementen las estadísticas de violencia.Además señala que estas debilidades han permitido que Centroamérica se convierta en el más importante paso del narcotráfico desde Sudamérica hacia Norteamérica.El estudio, que cita informes estadounidenses, dice que de 760 toneladas de cocaína producidas en Sudamérica en 2007, 640 trataron de ingresar en Estados Unidos a través del istmo, principalmente por vía marítima.

Más noticias

0 Comentarios