Narcotraficantes intentan controlar aldeas indígenas en Caribe de Nicaragua

Bandas internacionales de narcotraficantes han incrementado sus operaciones en la costa del Caribe de Nicaragua, zona de difícil acceso habitada por indígenas miskitos, donde esta semana hubo dos enfrentamientos entre militares y narcos, que dejaron cuatro muertos.

Bandas internacionales de narcotraficantes han incrementado sus operaciones en la costa del Caribe de Nicaragua, zona de difícil acceso habitada por indígenas miskitos, donde esta semana hubo dos enfrentamientos entre militares y narcos, que dejaron cuatro muertos.Un ambiente tenso prevalece en la zona, donde las autoridades descubrieron una base de traficantes en el poblado de Walpasiksa, donde ocultaban armas de guerra y municiones empleadas en una emboscada a una patrulla naval.Las autoridades tienen conocimiento de que en al menos otras cuatro aldeas los narcos procuraban conseguir apoyo de los lugareños y sospechan que hay más casas usadas para esconder armas y equipos de comunicación, dijo un jefe militar.Los cárteles de la droga tienen como "objetivo fundamental mantener un territorio que les permita operar" en su ruta hacia Estados Unidos y para eso "van a realizar cualquier esfuerzo e introducir cualquier cantidad de dinero para mantenerse", dijo a la AFP el comandante de la Fuerza Naval del Ejército, capitán de navío Róger González.Las autoridades sospechan también que algunos lugareños se han apropiado y vendido droga encontrada en lanchas a la deriva o lanzada por aviones a la costa, dijo.Estimó que unos 2,5 millones de dólares "pueden estar en manos" de los habitantes de Walpasiksa producto de transacciones de droga.Un presunto narco murió el jueves y otro resultó herido en un enfrentamiento con militares en una operación de búsqueda de los traficantes que el martes emboscaron a una patrulla de la Fuerza Naval y la Policía.La patrulla fue emboscada por 40 hombres armados cuando rastreaba una avioneta que aterrizó cargada de droga y unos cinco millones de dólares. En esta refriega murieron dos militares y otros cinco resultaron heridos, y también pereció uno de los atacantes.En el enfrentamiento del jueves murió un presunto narco y otro resultó herido. Además, 19 personas han sido detenidas por sospechas de ser traficantes o de colaborar con ellos.El capitán González estimó que el intento de establecer bases en Nicaragua "es una escalada superior" de bandas internacionales de narcos, cuya incidencia en el país era baja hasta hace un tiempo.Los poblados del Caribe nicaragüense están habitados por indígenas, en su mayoría miskitos, que viven de la pesca y la agricultura de subsistencia, lo que es aprovechado por el narcotráfico, dijo el oficial."La droga que cae" de las aeronaves o la que los lugareños atrapan en el mar es distribuida entre sus líderes, que la venden y reparten el dinero entre los pobladores, quienes ven a la droga como "un milagro de Dios" que les ayuda a mejorar sus condiciones de vida, explicó.De esa forma, las bandas involucran a toda la comunidad, agregó.Los narcos también les dan fusiles para que los defiendan si llega el Ejército o la Policía."Aunque estamos seguros de que no todos agarran el fusil para ir a defenderlos, de alguna manera están ahí participando", añadió el capitán.La entrega de armas es algo nuevo, pues los narcos antes sólo les daban dinero, alimentos y drogas a cambio de protección, abastecimiento y guías para escapar a través de la selva, señaló el oficial.

Más noticias

0 Comentarios