NASA invita a internautas a cartografiar Marte y clasificar lejanas galaxias

La NASA acaba de invitar a los internautas a contar los cráteres en la superficie de Marte para mejorar los mapas de este planeta, un nuevo ejemplo de la participación del público en trabajos científicos vía la web.

La NASA acaba de invitar a los internautas a contar los cráteres en la superficie de Marte para mejorar los mapas de este planeta, un nuevo ejemplo de la participación del público en trabajos científicos vía la web.Tanto a la hora de localizar los cráteres en las imágenes del Planeta Rojo tomadas por la NASA como de clasificar las galaxias según sus formas, el ojo y el cerebro humanos son más eficaces que el ordenador. De ahí la idea de recurrir a los internautas cuando la tarea es demasiado gigantesca y repetitiva para los investigadores.Abierta la semana pasada, la página web "beamartian.jpl.nasa.gov" adopta la apariencia lúdica de una cabina de nave espacial. Pero otra iniciativa similar, el "Galaxy Zoo", lanzada en julio de 2007 para ayudar a clasificar un millón de galaxias, fue un gran éxito sin siquiera intentar seducir al público."En las 24 horas que siguieron al lanzamiento, la página ya recibía 70.000 clasificaciones por hora", explican los responsables de este proyecto internacional en "www.galaxyzoo.org".Se trataba de definir, a partir de fotografías tomadas por el telescopio del Sloan Digital Sky Survey, si una galaxia era elíptica o en espiral (como nuestra Vía Láctea) y, en este último caso, si giraba o no en el sentido de las agujas de un reloj.Se recibieron más de 100 millones de clasificaciones, la mitad de ellas en el primer año, de más de 200.000 voluntarios de 170 países, según Jordan Raddick de la Universidad John Hopkins de Estados Unidos.Disponer de múltiples respuestas para el mismo objeto permite aumentar la fiabilidad. En un estudio centrado en unos pocos miles de galaxias, se puede elegir "aquellas en las que el 100% de los participantes está de acuerdo", explica el equipo de astrónomos.Gracias a la ayuda de internautas que señalaron extraños objetos celestes se han hecho incluso algunos descubrimientos. Es el caso del "Hanny's Voorwerp", el nombre en holandés que los astrónomos dieron a un quásar descubierto por la joven maestra holandesa Hanny van Arkel cuando debutaba hace dos años como voluntaria en el "Galaxy Zoo"."Nunca imaginé ver en una fotografía algo tan interesante que los diarios dijesen que yo lo había 'descubierto' y que las radios y las televisiones de todo el mundo viniesen a entrevistarme", se sorprende todavía la joven.Tras haber proporcionado una primera serie de datos, considerados "tan buenos como los de los astrónomos profesionales", los internautas están ahora invitados a participar en una clasificación más compleja: galaxias en forma de cigarro, con o sin bulbo central prominente...En otros casos, como Seti@home, lanzado en 1999 para identificar eventuales signos de inteligencia extraterrestre entre las señales recibidas por el radiotelescopio Arecibo, en Puerto Rico, el internauta participa de forma pasiva. Es únicamente su ordenador el que trabaja en conexión con otros cientos de miles.Este procedimiento de "cálculo repartido" también se ha utilizado para identificar las ondas gravitatorias (Einstein@home) o para descubrir la estructura de las proteínas.

Más noticias

0 Comentarios