Muro de la discordia encierra a las favelas en Río

El gobierno de Río de Janeiro decidió edificar un muro de tres metros de alto alrededor de ciertas favelas para proteger el bosque natural. Se trata de un proyecto polémico considerado “valiente” para algunos y “discriminatorio” para otros listos a calificar esta barrera artificial como el “muro de Berlín”.

Muro de la discordia encierra a las favelas en Río Muro de la discordia encierra a las favelas en Río

Muro de la discordia encierra a las favelas en Río

Se trata de un muro de hormigón de tres metros de alto... Una vez terminado, esta sección tendrá más de medio kilómetro de largo. En la favela Doña Marta, la mayoría de los trabajadores pertenecen a la comunidad. Aquí algunas personas no entienden las razones de éstos límites.

SON Maxiliano da Silva, habitante de Doña Marta (6 segundos).

"Es tirar el dinero por el desague. No sirve para nada”

SON Luiz Alves, habitante de Doña Marta (6 segundos).

"Para mi este muro es el muro de la discriminación. Viene a separar a los pobres de los ricos”

Alrededor de Río, el gobierno planea construir unos 15 kilómetros de lo que denomina "ecolímites”. El método puede ser chocante: construir un muro para rodear y de esa forma contener a la población de 13 favelas dentro de la ciudad para evitar su expansión en detrimento de los bosques autóctonos.

SON Icaro Moreno Junior, presidente de la compañía de trabajos públicos de Rio de Janeiro (14 segundos).

"La realidad es que los bosques Atlánticos están en vías de extinción. Analizando los datos de los últimos cincuenta años vemos que la deforestación se incrementó considerablemente. Tenemos que vivir, tenemos hijos, esta próxima generación necesitará de los ecosistemas”

Pero el proyecto divide a la ciudad. Casi el 50 por ciento de las personas está a favor, pero en esta favela, Rocinha, las personas han organizado su propio voto. Resultado: 50 votos a favor, pero más de 1000 en contra... Aquí, 445 familias están siendo expulsadas para dar paso al muro. Unos serán indemnizados y otros reubicados en apartamentos a construir. Pero ellos plantean una alternativa

SON Xaolin, presidente de la Asociación de habitantes (15 segundos).

"Nuestra propuesta es hacer un camino pavimentado entre el verde bosque y la favela, donde la gente pueda caminar con el turismo. Rocinha recibe 500 visitantes al día. Los turistas pueden caminar entre el bosque y la comunidad”.

En una década las zonas ocupadas por favelas en Rio han crecido 7 por ciento mientras que el bosque atlántico ha retrocedido 10 por ciento. La construcción del muro, que algunos denominan el muro de la vergüenza, finalizará a fines de año.

Más noticias

0 Comentarios