El Mundial de Clubes se perfila con un marcado tinte 'blaugrana'

El Mundial de Clubes de fútbol de la FIFA, que se disputa por primera vez en Abu Dhabi tras haber crecido en Japón, comienza este miércoles con un claro favorito en los papeles, el omnipotente Barcelona, campeón europeo, equipo que nunca ganó esta competición.

El Mundial de Clubes de fútbol de la FIFA, que se disputa por primera vez en Abu Dhabi tras haber crecido en Japón, comienza este miércoles con un claro favorito en los papeles, el omnipotente Barcelona, campeón europeo, equipo que nunca ganó esta competición.En cambio, representando a la Conmebol, llega a los Emiratos un viejo animador de la Libertadores y de la Intercontinental, Estudiantes de La Plata, consagrado en la cita entonces bicontinental en 1968, con victoria ante los 'Red Devils' de Manchester United (1-0, 1-1), los actuales campeones del torneo.Los ocho partidos de la competición se jugarán en dos estadios de Abu Dhabi: el Zayed Sports City y el Mohammed bin Zayed.La nueva sede puede vincularse a la potencia financiera de los petrodólares. No obstante, esta primicia para los emiratíes coincide con el "default" económico del vecino y hermano Dubai, algo que podría incidir en el futuro en la organización de mega-eventos deportivos en la región.Consideraciones económicas al margen, representando a la Concacaf llega el Atlante de México, que comienza la prueba disputando una ronda previa a las semifinales ante el ganador de un único duelo previo entre el Al Ahly emiratí, y por lo tanto miembro de la federación asiática, y el Auckland City neozelandés, representante de Oceanía en el campeonato.Los 'Potros de hierro' son los vencedores de la primera Concacaf Liga de Campeones, que reemplazó a la Copa de Campeones de la Confederación de Fútbol Asociación de Norte, Centroamérica y el Caribe. Para ello, en mayo pasado en la final a dos partidos ganó 2-0 y empató sin goles con su compatriota Cruz Azul.El otro partido de la misma instancia previa a semifinales que disputan los aztecas lo protagonizarán el campeón africano, el Tout Puissant Mazembe congoleño, antes conocido como Englebert, y el de Asia, el surcoreano Pohang Steelers.A pesar de haber ganado antes de la edición 2008-2009 dos veces la Champions League, el equipo de 'Pep' Guardiola, claro dominador en Europa y a nivel doméstico, perdió una final de la Intercontinental en 1993 ante el Sao Paulo (3-2), y otra ya con el formato de Mundial de Clubes frente a otro brasileño, el Internacional de Porto Alegre (por 1-0 en 2007).Sin embargo, el equipo 'culé' obtuvo en 1957 la Pequeña Copa del Mundo de Clubes, un torneo organizado durante un par de décadas en Caracas, pero que no tenía carácter oficial dado que no estaba organizado por ninguna federación sino por empresas que buscaban apoyar el desarrollo del balompié en el país sudamericano.Más de medio siglo después tiene la ocasión de oficializar aquel título.Por su lado Estudiantes, un equipo modesto comparado con los grandes del fútbol argentino, obtuvo el título sudamericano cuatro veces (1968-1970 y 2009), mucho antes que Boca Juniors y River Plate, uniéndose en aquella época de los años sesenta a Independiente y Racing de Avellaneda, los primeros de su país en descollar en la mayor justa de clubes sudamericana. Y, cuarenta años más tarde, vuelve a recuperar protagonismo.Era éste el equipo de Carlos Salvador Bilardo, el actual director de selecciones de Argentina y entrenador nacional en la Copa del Mundo de México 1986, ganada por la albiceleste.También de Juan Ramón 'La Bruja' Verón, un extremo muy hábil y técnico, padre de Juan Salvador, 'La Brujita', formado en el club, quien tras una exitosa carrera en Italia e Inglaterra volvió a su primer amor para convertirse en pieza clave del equipo de la capital provincial bonaerense.Sin lugar a dudas, el Mundial de Clubes puede servir para conocer un panorama distinto del nivel deportivo en las diferentes Confederaciones puesto que, mientras la brecha a nivel de selecciones se estrecha cada vez más, en este otro ámbito tiende a crecer de una manera casi exponencial.Pero, en fútbol, siempre hay lugar para las sorpresas.

Más noticias

0 Comentarios