Mujeres ejecutivas de la vida

Esta semana en algunos países latinoamericanos con mucha publicidad y fuerza se apoyó el Día Mundial de la Mujer.

Esta semana en algunos países latinoamericanos con mucha publicidad y fuerza se apoyó el Día Mundial de la Mujer. Por ejemplo, en Colombia, Venezuela, Perú, El Salvador etc. Las mujeres tomaron las calles y avenidas de las grandes ciudades para recordarles al mundo de que la mujer ocupa un lugar de importancia y de igualdad en nuestra sociedad.

Estoy totalmente de acuerdo con esta celebración mundial. Si en realidad a ala mujer se le da un puesto de respeto y de dignidad. Las mujeres han ganado gran terreno en lo político, científico, laboral, periodístico, etc., pero en algunos países conocidos como: “Machistas” todavía hay que trabajar mucho más. Da tristeza encontrar mujeres de este nuevo siglo, abusadas maltratadas y explotadas sexualmente, etc.

En cierta ocasión, un grupo de mujeres reunidas una tarde tomando te, presumían un poco de sus logros profesionales. Una hablaba de la maestría que estaba sacando, otra del puesto en una compañía importante, otra de su propio negocio y así todas fueron hablando de sus ascensos y logros. Entre el grupo había una señora muy callada a la que le preguntaron a que se dedicaba; ella con un tono de vergüenza respondió que se dedicaba al hogar, era ama de casa. Una psicóloga que estaba presente salio inmediatamente en su defensa y le dijo: “¿Que seria de este mundo si se hubieran extinguido esas valientes madres de familia?” Y le recordó que la empresa de la que ella era presidenta, gerente y operaria, jamás se podría igualar. Una madre en el único lugar que es instituible es en su propio hogar.

Que la figura de la mujer se convierta en motivo de celebración continua y mas ahora cuando es un deber de nuestra comunidad Hispana realizar un homenaje merecido a la mujer inmigrante en los últimos años, a medida que la importancia de la feminización de la inmigración ha ido en aumento, ha crecido también la situación triste en que viven miles y miles de mujeres inmigrantes casi invisibles en el mundo de hoy. La mujer inmigrante es la fuerza y el motor de la sociedad actual. Este 21 de marzo en la marcha por una reforma migratoria justa, la mujer inmigrante jugara no solo un papel importante sino que ellas le pondrán un toque especial y esperanzador. Que Dios bendiga a todas las mujeres.

Más noticias

0 Comentarios