Mujer sufre con sus hijos deportación de su esposo

Ahora tiene que vivir con sus 4 hijos en una sola habitación rentada y su esposo esperar 10 años fuera del país.

Cada vez es mayor el número de familias hispanas que sufren separación debido a las regulaciones de inmigración. Tal es el caso de Brisia García, quien actualmente tiene un trabajo de 10 horas diarias durante 6 días a la semana, con el que apenas puede sostener a sus pequeños.

El esposo de Brisia fue deportado por autoridades  de inmigración, según la propia versión de la mujer por no presentarse ante una cita con un juez, en relación a problemas con las autoridades que tenía en su pasado. José fue deportado y parte del castigo es no poder regresar al país por los próximos 10 años.

“Es injusto porque mi esposo entró muy chiquito, de niño, él no tenía la decisión de entrar ilegal”, afirma Brisia. “Quiero que inmigración entienda lo que tiene que pasar una esposa y sus hijos… se me hace bien difícil tener que hacer todo y quiero que ellos entiendan que la necesidad de él estar aquí es grande”.

Tras haber perdido su casa por no poder sostenerla sola, ahora Brisia y sus cuatro hijos, todos menores de cinco años habitan una sola habitación de renta. Su situación es muy difícil, por lo que ahora ella desea iniciar una campaña llamada “Regresen a mi papá”, por lo que está en busca de fondos que la ayuden a contratar los servicios de un abogado que, de entrada, le costará unos 4 mil dólares, según ella, ya que la ley castiga con por lo menos 10 años de espera antes de que un deportado pueda volver a entrar. Sin embargo tiene la esperanza de que las cosas puedan cambiar.

“Tenemos un presidente que ha dicho muchas veces que él está a favor de un cambio de la ley”, comenta el abogado de inmigración, Byron Thomas.

Aunque sabe que no es fácil, Brisa no pierde la fe en Dios de que las cosas podrán cambiar pronto.

Más noticias

0 Comentarios