La Muerte de Mehsud

Hace algunas semanas les conté sobre Baitullah Mehsud, el líder Talibán que desde áreas remotas de Pakistán y cada vez con más frecuencia y peligro estaba llevando a cabo actos terroristas en Afganistán. Hoy está muerto.

Al menos, eso parece.
Mehsud era considerado en las agencias de inteligencia y de seguridad de Estados Unidos y de otros países como una suerte de nuevo Osama bin Laden.  Era el terrorista más buscado por Pakistán y existían una recompensa de más de medio millón de dólares ofrecida por los pakistaníes y otra de cinco millones de dólares por los estadounidenses para quien ayudara a ubicarlo. 

Y lo ubicaron.

El miércoles 5 de Agosto en una zona remota de Pakistán estaba recibiendo ayuda médica en casa del padre de una de sus esposas cuando un avión no tripulado de Estados Unidos disparó un misil contra la casa. La explosión habría matado a Mehsud, a su esposa y a otros ocupantes de la vivienda.

Razones para querer eliminar a Mehsud no faltaban. Su movimiento desestabiliza a Pakistán, una nación de 176 millones de personas con armas nucleares y cuenta con adolescentes indoctrinados como terroristas suicidas que le han ayudado a causar sufrimiento en los últimos cinco años con bombardeos, raptos, y ofensivas de tipo militar dentro de Pakistán.  En Agosto del 2007,  fuerzas de Mehsud capturaron cerca de 300 militares pakistaníes, incluyendo oficiales, en el sur de la provincia de Waziristán y exigieron un intercambio de prisioneros con combatientes encarcelados de  “Tehrik-e-Taliban Pakistan”. El gobierno tuvo que tragar su orgullo y aceptó el intercambio diez semanas después. Adicionalmente, a Mehsud se le adjudicaban ataques en Afganistán cada vez más letales y frecuentes contra fuerzas estadounidenses y fuerzas afganas no asociadas con el Talibán o al Qaeda.

Desde el ataque del 5 de Agosto, las versiones periodísticas han recogido diferentes reacciones a lo sucedido ese día. Primero se reportó que solo murió la esposa de Mehsud. Luego que también había muerto Mehsud mismo. Posteriormente se informó que los líderes de Tehrik-e-Taliban Pakistan que le sobreviven habrían realizado una reunión para elegir a un nuevo líder máximo y que la reunión terminó con un tiroteo entre facciones rivales en el que murió Hakimullah Mehsud, un cercano colaborador de Baitullah Mehsud con el mismo apellido. Después, representantes de Tehrik-e-Taliban Pakistan han dicho que no hubo tal reunión; que no hubo tiroteo alguno; incluso que ningún Mehsud ha muerto. Fuentes de inteligencia pakistaníes dicen que ambos Mehsud han muerto. Los estadounidenses dicen que los indicios apuntan a que al menos Baitullah Mehsud habría muerto.

¿Usted, a quién le cree?

Más noticias

0 Comentarios