Ministros del G20 examinarán economía convaleciente y cambio climático

Los ministros de Finanzas del G20 se reúnen desde este viernes por la noche en Escocia para hacer un diagnóstico de la economía mundial convaleciente y debatir sobre el cambio climático.

Los ministros de Finanzas del G20 se reúnen desde este viernes por la noche en Escocia para hacer un diagnóstico de la economía mundial convaleciente y debatir sobre el cambio climático.Los ministros y presidentes de bancos centrales de las principales economías desarrolladas y emergentes del planeta se reúnen hasta el sábado en un lujoso hotel aislado en Saint Andrews, cuna del golf ubicada en el este de Escocia.Es su tercera y última reunión bajo presidencia británica este año, sin contar la cumbre de Londres de abril.Cuando algunos de sus miembros empiezan a salir de la recesión, el G20 se centrará en la construcción de un futuro seguro para prevenir una repetición de la crisis financiera y económica mundial.Los debates girarán principalmente en torno a la aplicación del "marco de trabajo" decidido durante la cumbre de Pittsburgh (Estados Unidos) del mes de septiembre, un modo de funcionamiento basado en la vigilancia multilateral, con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el papel de árbitro. En una entrevista publicada el viernes por cuatro diarios europeos, el ministro de Finanzas Alistair Darling, anfitrión de la reunión, estimó que hay que "continuar el trabajo del G20 iniciado desde hace un año"."Si no actuamos, existe el riesgo de que nos enfrentemos a una década de bajo crecimiento y débil empleo", declaró estimando que "el desempleo era demasiado alto".Los grandes bancos centrales --la Reserva Federal estadounidense, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra-- mantuvieron todos sus tasas principales a sus mínimos históricos esta semana y argumentaron que las señales de recuperación no estaban todavía lo suficientemente instaladas como para modificar su política monetaria.A falta de un mes para el comienzo de la conferencia sobre el clima de Copenhague (7-18 de diciembre), el otro gran debate, más complicado, será el de la financiación del cambio climático para los países más pobres.La semana pasada los europeos fijaron un objetivo mundial de 100.000 millones de euros (unos 150.000 millones de dólares) anuales de aquí a 2020.Pero al mismo tiempo evitaron comprometerse sobre su propia contribución a esta suma.La situación está por el momento bloqueada, entre otras cosas porque los grandes países emergentes como China y Brasil, que ahora también son grandes emisores, estiman que los países ricos tienen una mayor responsabilidad en el calentamiento global.Cuando Copenhague parece encaminado a adoptar una declaración política, y no el tratado vinculante que la ONU esperaba para prolongar los esfuerzos del protocolo de Kioto, Darling urgió a los ministros a hacer progresos en el acuerdo financiero."O actuamos y detenemos esos problemas o no hacemos nada y nos enfrentamos a todavía mayores costes en el futuro", declaró en una tribuna publicada en el diario The Independent.El G20 Finanzas debería sobre todo reflexionar sobre el modo en el que se distribuirá el dinero, independientemente de quienes sean los donantes, a los destinatarios.Por su parte, Francia quiere volver a poner sobre la mese el tema de las primas, que la mayoría de participantes considera que se resolvió en Pittsburgh con la adopción de un marco general sobre su pago y su escalonamiento.Coincidiendo con la reunión, una coalición de asociaciones "antiguerra" y estudiantiles ha convocado una manifestación el sábado en Saint Andrews, donde también está previsto un "G20 del pueblo" en una playa cercana al establecimiento con vistas al Mar del Norte donde se reúnen los ministros.

Más noticias

0 Comentarios