Miembro de la tribu Mashantucket Pequot condenado por su plan de desarrollo en Honduras

Después de una semana de pruebas y presentaciones demostrando las ideas de Christopher Pearson de la tribu Mashantucket Pequot en CT a construir un complejo hotelero de lujo - el jurado lo declaró culpable de ocho cargos de fraude. Fue declarado culpable de estafar seis inversores de $280,000.

Miembro de la tribu Mashantucket Pequot condenado por su plan de desarrollo en Honduras Miembro de la tribu Mashantucket Pequot condenado por su plan de desarrollo en Honduras

Miembro de la tribu Mashantucket Pequot condenado por su plan de desarrollo en Honduras

Christopher Pearson tenía credenciales grandes. Es un indio Mashantucket Pequot, nieto de la mujer quien está acreditada con mantener la tribu junta mientras sobrepasaba tiempos difíciles.

Él tenía un gran sueño, también. Él pensó usar sus conexiónes dentro de la tribu para transformar una pequeña isla caribeña al destino de vacaciones más atractivos del hemisferio. Habría 100 acres tropicales de hoteles, condominios, timeshare, restaurantes, marinas y muelles de cruceros. Habría una planta desalinizadora, una planta de energía, un museo dedicado a la cultura Maya, residencias de vida asistida, un centro para cuidar los niños, y por supuesto, un casino.

Pero el sueño se derrumbó en una corte federal en Hartford el jueves, cuando el jurado llegó a la conclusión de que el plan de Pearson carecía de algunos elementos clave - especialmente dinero, tierra, y interés por parte de los Pequot.

Después de una semana de pruebas y presentaciones demostrando las ideas de Christopher Pearson, le declararon culpable de ocho cargos de fraude. Fue declarado culpable de estafar seis inversores de $280,000.

Pearson se enfrenta a una pena máxima de hasta 20 años cuando sea sentenciado el 5 de febrero por el Juez de Distrito de EEUU, Robert N. Chatigny. Está acusado en un caso relacionado, una demanda civil pendiente en Mashantucket Pequot Tribal Tribunal de Justicia, de estafar a un grupo diferente de los seis inversionistas de 375.000 dólares. Un veredicto en el caso civil puede venir en unas semanas.

Pearson se enfocó en el desarrollo de Roatán, una de las relativamente poco desarrolladas Islas de la Bahía de Honduras en el Caribe, al suroeste. Se encuentra cerca del extremo sur de la segunda barrera de arrecifes más grande del mundo, que se extiende desde Cancún en la península de Yucatán de México a Nicaragua.

Las víctimas testificaron durante el juicio penal que Pearson les aseguró que estaba usando su dinero para comprar un terreno en Roatán. Pero los fiscales federales David T. Huang y Eric J. Glover presentaron un análisis contable que mostró que el dinero de los inversores, que llegó mediante transferencia bancaria en sumas de $ 25.000 a $ 50.000, fue depositado en la cuenta de cheques de Pearson.

Más noticias

0 Comentarios