Mexicanos eligen nuevo presidente este domingo

Elegirán un nuevo presidente, 128 senadores y 500 diputados federales y se definirán centenares de otros cargos públicos.

EFE

Los mexicanos participan hoy en unas elecciones que se desarrollan con escasos incidentes hasta la mitad de la jornada y con retrasos en muchos centros de votación como nota predominante.

El voto de los electores mexicanos residentes en el extranjero ya quedó cerrado, al haberse cumplido ayer el plazo de la recepción de todos los sobres de votación enviados por correo.

Este año la participación de los mexicanos que viven fuera del país fue un 23 por ciento superior a los últimos comicios presidenciales, en 2006. Se recibieron 40.737 sobres de votación.

Los sufragios llegados a México de sus ciudadanos en el extranjero serán escrutados en un centro universitario de la capital mexicana cuando cierren los centros de votación, a partir de las 18.00 hora local (23.00 GMT), informó el Instituto Federal Electoral (IFE).

En los comicios se elige un nuevo presidente, para un mandato de seis años, se renueva el

parlamento y se designan centenares de otros cargos públicos, hasta un total de 2.127. Los residentes en el exterior, sin embargo, sólo votan para presidente.

En México, los centros electorales abrieron a partir de las 08.00 hora local (13.00 GMT) en la capital y en el centro del país, y posteriormente lo hicieron progresivamente una y dos horas después en las regiones occidentales del país.

Tres horas después de la apertura, el Instituto Federal Electoral (IFE) indicó que se habían instalado el 74 por ciento de las mesas de votación.

El consejero del IFE Marco Antonio Baños dijo a Efe que hasta entonces no se habían registrado problemas graves de seguridad. "La seguridad está bien, no hay ningún problema con eso hasta el momento", agregó.

Los cuatro candidatos presidenciales ya emitieron su voto en las primeras horas de la jornada e hicieron llamamientos a los ciudadanos para acudir a las urnas.

El favorito, Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), votó en una mesa electoral de la localidad de Atlacomulco, en el estado central de México.

En un breve mensaje a los periodistas, Peña Nieto sólo dijo que esperaba que "el ganador sea el pueblo de México", que el país viva "una fiesta democrática", y que la jornada "sea ejemplar y de alegría".

Antes de que votara Peña Nieto hubo un conflicto en su centro electoral por la instalación de una pancarta del movimiento universitario YoSoy132, que irrumpió a mediados de mayo en la campaña electoral mexicana.

La pancarta fue retirada por pobladores de Atlacomulco y colocada en otro lugar después de un forcejeo con sus autores.

Por su parte, el aspirante de una alianza de izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, quien fue el primero de los candidatos que votó, pidió a los mexicanos acudir a las urnas y dijo que su grupo espera organizar esta noche "una fiesta cívica nacional".

López Obrador tuvo que esperar para emitir su sufragio porque su mesa electoral no estaba instalada a la hora que se presentó.

La tercera en las encuestas de intención de voto, Josefina Vázquez Mota, candidata del gobernante Partido Acción Nacional (PAN), votó en el municipio de Huixquilucan, en el central Estado de México, rodeada de su familia.

Tras emitir su sufragio dijo que se sentía "serena y alegre" por poder participar en esta jornada. También señaló que la votación cuenta con las garantías de seguridad de las Fuerzas Armadas y de los cuerpos policiales.

El cuarto contendiente en la elección presidencial, el representante del minoritario Partido Nueva Alianza (Panal), Gabriel Quadri, votó también en esta capital, y anunció a los periodistas que después se iba a ver la final de la Eurocopa.

No dejó dudas sobre sus lealtades en el fútbol. Votó con una camiseta negra y la leyenda "Forza" y cuando se le preguntó a favor de quién estaba, si Italia o España, respondió

contundentemente que apoyaba a los italianos.

Aunque la elección se desarrolla en medio de la peor ola de violencia en la historia reciente del país, han sido pocos los incidentes graves de los que se ha dado cuenta en la primera mitad de la jornada electoral.

En la alcaldía de la pequeña localidad de Marquelia, en el sur del país, el candidato del PRI a la alcaldía, César Garibay Gutiérrez, fue secuestrado anoche, pero fue liberado con golpes esta madrugada por agentes policiales.

Se notó especialmente una fuerte presencia policial y militar en la ciudad oriental de Veracruz, que ha sido escenario en los últimos días de varios hechos vinculados con el crimen organizado. En un recorrido hecho por Efe por varios puntos de esta capital se notó un gran retraso en la apertura de las urnas.

"¿Cómo queremos que el país cambie si nosotros mismos no cambiamos si llegamos tarde?", se preguntó una de las electoras, Hilda Luis López, de 48 años, mientras esperaba a la apertura de su mesa electoral en esta capital. "Empezamos mal", agregó.

Aun así, los votantes se mostraban satisfechos por poder participar en los comicios, a los que están llamados a votar 79,5 millones de mexicanos.

"Este va a ser un día importante porque vamos a elegir al nuevo presidente, y esperemos que sea el mejor", dijo, por su parte, Benjamín Reyes, de 43 años, quien informó de que todos los familiares habían confirmado que concurrirían a las urnas.

El enojo de los votantes era patente en las colas de votación, no sólo por el retraso en la apertura de las urnas sino por la espera que había que hacer fuera y dentro del colegio electoral.

"No hay nada de orden, cada vez está más desordenado y me voy porque tengo cosas que hacer, es posible que se queden sin mi voto", dijo a Efe Eduardo Vallejo, quien llegó a una hora antes de la apertura de las urnas y abandonó dos horas después.

Martín Bermudez, el mexicano campeón de la Copa Mundial de la caminata de 50 kilómetros en el año 1979, reconoció el desorden, pero confió en que fuera sólo un problema mínimo.

"Hay que apostar a la tolerancia", dijo el deportista retirado. EFE

Más noticias

0 Comentarios