Marruecos deniega una nueva solicitud para el regreso de Haidar al Sahara

Marruecos denegó otra vez este sábado una solicitud para el regreso al Sahara de la militante prosaharaui Aminatu Haidar, en huelga de hambre en España, cuyo gobierno se empeña en hacerla volver a pesar de que este caso le está costando una crisis diplomática con Rabat.

Marruecos denegó otra vez este sábado una solicitud para el regreso al Sahara de la militante prosaharaui Aminatu Haidar, en huelga de hambre en España, cuyo gobierno se empeña en hacerla volver a pesar de que este caso le está costando una crisis diplomática con Rabat.España "lamenta profundamente" esta decisión marroquí "contraria al derecho internacional", afirmó en el aeropuerto de Lanzarote (archipiélago de las Canarias), Agustín Santos, jefe de gabinete del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos.Las autoridades marroquíes ya se negaron el viernes en el último minuto a autorizar que el avión en el que se encontraba Haidar para ir a El Aaiún, capital del Sahara Occidental, sobrevolara su territorio, alegando que no había recibido el plan de vuelo dentro de los plazos necesarios, según Madrid."El Gobierno español invita a Haidar a continuar su lucha por los derechos humanos y mantiene su ofrecimiento, si ella lo considera útil para esa lucha, de la nacionalidad española o del estatuto de refugiada al que tiene derecho hasta que proceda y pueda volver a El Aaiún con documentación marroquí", añadió Santos.El jefe de gabinete de Moratinos dijo que no le "cabe la menor duda" de que la militante prosaharaui rechazará las condiciones impuestas por Rabat para permitir su regreso: que pida perdón y reconozca su nacionalidad marroquí.Pareciendo descartar un retorno rápido de Haidar al Sahara Occidental, subrayó que España pone a su disposición un alojamiento y que hará lo necesario para que sus hijos que están en El Aaiún puedan reunirse con ella."España es cómplice de Marruecos y ambos gobiernos quieren empujarme hasta la muerte. Es responsabilidad directa de España las consecuencias de la huelga de hambre que mantengo desde hace veinte días", afirmó, por su parte, Haidar en un comunicado.La activista rechazó de nuevo los ofrecimientos de España asegurando que "mis convicciones no se venden. Mi única reivindicación es regresar a mi casa con mis hijos y mi madre, en El Aayún, el Sáhara Occidental".Haidar inició una huelga de hambre el 16 de noviembre en el aeropuerto de Lanzarote, dos días después de haber sido expulsada del Sahara Occidental por las autoridades marroquíes, a las que acusa de haberle retirado el pasaporte.Según las autoridades marroquíes, Haidar había rechazado "cumplir con las formalidades policiales habituales y renegó de su nacionalidad marroquí" a su llegada el 13 de noviembre a El Aaiún.El ministerio marroquí de Relaciones Exteriores recalcó el viernes por la noche que "la posición legítima y argumentada del reino a este respecto (...) no va a cambiar".Parte de la prensa y de las Organizaciones No Gubernamentales españolas considera que se trata de un desaire al gobierno socialista español, que no ha levantado la voz.En Marruecos, la prensa cerraba filas detrás de su gobierno. "La clase política expresa su indignación y manifiesta su rechazo a ceder al chantaje", afirmaba el diario progubernamental Le Matin du Sahara."España es un antiguo colonizador del Sahara" Occidental, recordaba el diario en árabe Al Massae, el de mayor tirada en Marruecos. "Le interesa que esta región permanezca bajo su dominio, y Argelia quiere que Marruecos quede desposeído de sus territorios del sur".El Sahara Occidental, antigua colonia española, fue anexionada en 1975 por Marruecos que la administra desde entonces. Rabat propone para esta región una amplia autonomía bajo soberanía marroquí, a la que se opone el Frente Polisario, apoyado por Argelia, que reclama un referéndum de autodeterminación.

Más noticias

0 Comentarios