March of Dimes otorga $2.4 millones para la investigación de nacimientos prematuros

Cinco científicos intentarán hacer avances en el pronóstico y la prevención de los partos prematuros.

March of Dimes otorga $2.4 millones para la investigación de nacimientos prematuros March of Dimes otorga $2.4 millones para la investigación de nacimientos prematuros

March of Dimes otorga $2.4 millones para la investigación de nacimientos prematuros

Con la ayuda de los fondos de March of Dimes, los científicos estudiarán si el monóxido de carbono inhalado en dosis bajas puede impedir la inflamación que provoca el parto prematuro.

También analizarán el papel que juegan los genes en las causas del parto prematuro y desarrollarán pruebas de sangre para ayudar a identificar a las mujeres que corren el riesgo de tener un parto prematuro.

Estos estudios se encuentran entre el trabajo de cinco investigadores que serán apoyados durante los próximos tres años por las subvenciones de investigación sobre los nacimientos prematuros, o Prematurity Research Initiative (PRI), aportadas por la organización March of Dimes.

Las nuevas subvenciones, valoradas en unos $2.4 millones, están siendo donadas por March of Dimes para apoyar los esfuerzos científicos dedicados al pronóstico y la prevención de los partos prematuros.

Sumadas las subvenciones de 2011, la organización ha concedido un total de cerca de $20 millones a este programa desde que se inició hace siete años.

El Dr. Louis J. Muglia, PhD y profesor Edward Claiborne Stahlman del Departamento de Pediatría del Centro Médico de Vanderbilt University, de Nashville, Tennessee, ha sido uno de los beneficiarios del PRI desde que los comienzos del programa en 2005.

El trabajo del Dr. Muglia se ha concentrado en identificar los genes que juegan un papel en determinar el momento en que ocurren tanto los partos a término como los partos prematuros.

El Dr. Muglia está aplicando tecnologías de asociación del genoma para identificar nuevas terapias que se pueden usar para evitar los nacimientos prematuros.

El Dr. Nazeeh N. Hanna, jefe de neonatología y profesor asociado del Departamento de Pediatría del Winthrop University Hospital, de Mineola, Nueva York, está examinando si el monóxido de carbono inhalado en dosis bajas, conocido por ser tóxico en altas dosis pero que ofrece un efecto protector en dosis bajas, puede prevenir el parto prematuro en casos de infección.

"La nueva investigación es fundamental si queremos continuar con la reciente caída en los últimos dos años de la tasa de nacimientos prematuros en nuestro país," dijo la Dra. Jennifer L. Howse, presidenta de March of Dimes.

"Estamos orgullosos de continuar nuestro apoyo a investigadores como el Dr. Muglia y el Dr. Hanna, con la esperanza de que aumentarán los conocimientos que ya tenemos sobre las causas y la prevención de los nacimientos prematuros, a fin de que más bebés puedan tener un comienzo saludable en la vida".

El nacimiento prematuro, que se define como el nacimiento antes de las 37 semanas de embarazo, sigue siendo la principal causa de muerte entre los recién nacidos en Estados Unidos.

Los bebés que sobreviven un nacimiento prematuro a menudo suelen tener una mayor probabilidad de encarar problemas de salud graves y a veces de por vida, tales como problemas respiratorios, ictericia, atrasos de desarrollo, pérdida de la vista y parálisis cerebral.

Después de tres décadas de aumentos, en 2008 el país vio la primera disminución a lo largo de dos años en el índice de nacimientos prematuros, que declinó a un 12.3%. A pesar de la mejora, más de medio millón de bebés nacen demasiado temprano cada año.

Más noticias

0 Comentarios