Maestros chilenos inician huelga indefinida por pago de supuesta deuda

Maestros chilenos de colegios públicos iniciaron este viernes un paro indefinido de actividades, en demanda del pago de parte del Estado de una deuda que se arrastra desde la dictadura de Augusto Pinochet pero que varios dictámenes judiciales han rechazado.

Maestros chilenos de colegios públicos iniciaron este viernes un paro indefinido de actividades, en demanda del pago de parte del Estado de una deuda que se arrastra desde la dictadura de Augusto Pinochet pero que varios dictámenes judiciales han rechazado.La medida afecta a unos 1,5 millones de escolares de colegios municipalizados y amenaza con perjudicar el fin del año escolar, junto a la realización de una prueba para medir la calidad de la educación y otra para el ingreso a las universidades.El Colegio de Profesores exige el pago de la que ellos llaman 'deuda histórica' y que se generó en 1981, cuando la dictadura de Pinochet cambió la dependencia de los colegios públicos desde el Estado central a los municipios.Ese cambio le impidió a los maestros acceder a los reajustes destinados a los empleados fiscales -ya que no fueron considerados funcionarios públicos al trabajar en los municipios-, generando a su juicio una deuda de casi 9.000 millones de dólares que afecta a unos 80.000 maestros.No obstante, según varios dictámenes judiciales, esa deuda no existe.Los maestros reclaman además el pago de la segunda cuota del bono Subvención Adicional Especial (SAE), una asignación especial de entre unos 550 y 825 dólares al año.Un primer pago se realizó tras el fin de un paro de tres semanas que finalizó el 7 de junio pasado, pero un dictamen de la Contraloría determinó que el segundo no debía ser cancelado.La educación pública chilena aparece como una nota disonante dentro del desarrollo del país. Casi la mitad de los estudiantes estudia en colegios municipalizados, cuyos estándares de calidad son bajos.Sólo una pequeña élite, que corresponde al 10% de los estudiantes, estudia en colegios privados. El resto lo hace en colegios de pago compartido entre los padres y el Estado, que tampoco muestran altos niveles de calidad.El deterioro de la educación chilena está vinculado a la pérdida de recursos que decretó la dictadura de Pinochet y que ha intentado ser compensada por los gobiernos democráticos instalados tras su fin.

Más noticias

0 Comentarios