'Madres de octubre' reclaman verdad, justicia y fin de violencia en Colombia

Mujeres colombianas que acusan a militares de asesinar a sus hijos, quieren conformar una organización parecida a la argentina Madres de Plaza de Mayo con el propósito de reclamar "verdad, justicia y castigo" y el fin del conflicto armado en el país andino.

Mujeres colombianas que acusan a militares de asesinar a sus hijos, quieren conformar una organización parecida a la argentina Madres de Plaza de Mayo con el propósito de reclamar "verdad, justicia y castigo" y el fin del conflicto armado en el país andino."Nos gustaría conformar una organización como la que existe en Argentina para luchar por una misma causa", dijo Luz Marina Bernal hablando en nombre de varias mujeres, que afirman que sus hijos fueron reclutados, asesinados y presentados falsamente por los militares como rebeldes izquierdistas abatidos en combate.Las mujeres son llamadas por un sector de la prensa como las 'Madres de octubre' en alusión al mes de 2008 cuando estalló ese escándalo de violación a los derechos humanos conocido en Colombia como los "falsos positivos", en la ciudad de Soacha, próxima a Bogotá.La Justicia investiga unos 1.273 asesinatos, aunque organismos de derechos humanos y la prensa creen que serían más de 2.000 los casos de "falsos positivos" atribuidos a miembros de las fuerzas de seguridad, muchos de los cuales fueron destituidos y se hallan bajo arresto mientras avanzan las pesquisas judiciales.El caso de Soacha, donde al menos 23 jóvenes fueron asesinados bajo esa modalidad e incluyó denuncias documentadas de autoridades locales y organismos humanitarios, se convirtió en emblemático y destapó muchos otros ocurridos en diversos sitios.En Colombia rige la política de "seguridad democrática" impulsada por el presidente Álvaro Uribe, en el poder desde agosto de 2002.Las 'Madres de octubre' señalaron esta semana que denunciarán ante el Relator Especial de la ONU para las Ejecuciones Arbitrarias, Philip Alston, "las crecientes amenazas" que han recibido en Soacha, Bogotá y otros lugares donde emprendieron una campaña para pedir que el caso no quede impune.Un tribunal de Soacha procesa a decenas de militares, mientras que los fiscales recaban pruebas para incriminar a otros miembros del Ejército en diversos sitios del país.Las mujeres dijeron que se han incrementado las amenazas contra ellas por teléfono, a través de panfletos y visitas a sus viviendas, y el mensaje de intimidación tiene un mismo patrón: 'se callan o correrán la misma suerte que sus hijos'", según Bernal."Pero no nos callaremos, seguiremos denunciando los asesinatos de nuestros hijos y exigiendo verdad, justicia y castigo de prisión para los responsables", señaló Luz Polanco, otra mujer que asegura que su hijo fue reclutado en Soacha, asesinado en una región del noreste del país y presentado como guerrillero abatido en combate.Los familiares de los jóvenes también expresaron temor por su seguridad en Soacha y Bogotá, a pesar de que las autoridades vigilan sus viviendas y barriadas, y denunciaron que varios se han ido a otros lugares para ponerse a salvo.

Más noticias

0 Comentarios