METRO: Un Pobre Generoso

El sistema de transporte METRO está en problemas económicos. Tiene un hueco de $189 millones en su presupuesto. Para eliminar o al menos reducir drásticamente el déficit está considerando subir el precio de los pasajes, aumentar el cobro por estacionar en sus lotes de estacionamiento, reducir las horas y frecuencia de su servicio, o despedir empleados. Pero no sabe qué hacer. Ha organizado audiencias públicas para saber qué piensa la gente. Le preocupa la reacción de los usuarios. Pero no le preocupa tanto que se atreva a eliminar los millones de dólares que regala anualmente en pasajes gratis.

¿Cómo?

El diario Washington Examiner informó la semana pasada que miles de personas tienen autorización para viajar sin pagar en los autobuses y trenes de METRO. Los afortunados son personal uniformado y no uniformado de ciertas agencias policiales y unos 10,000 actuales empleados de Metro, sin importar si están en su turno de trabajo o no cuando usan el sistema de transporte.

Pero no solo eso. También pueden viajar gratis ex empleados (incluyendo altos ex ejecutivos y ex miembros de la Junta de Directores) mas todos los jubilados de METRO… de por vida. También merece mencionarse, por lo absurdo, que también pueden viajar gratis de por vida las esposas de algunos ex conductores de autobuses.

METRO no lleva cuentas de cuánto dinero le está costando tanta generosidad, pero el Examiner hizo un cálculo de lo que percibiría en pasajes solamente si le cobrara a sus 2,800 jubilados cuando suben a un tren o autobús: $6.5 millones al año.

La suma es modesta vista en el contexto del déficit ($189 millones); pero como una cuestión de principio, ¿cómo se atreve METRO a considerar subir los precios de sus pasajes al público cuando deja que miles de sus allegados viajen gratis aún a costa de perder millones de dólares al año?

Más noticias

0 Comentarios