Lucha contrarreloj: ayuda y rescatistas llegan a Haití

Los rescatistas compiten contra el reloj para encontrar sobrevivientes entre los escombros.

Miles de cadáveres yacen en Haití, 2 días después del terremoto que golpeó la isla el 12 de enero.

Es una cuestión de tiempo ¿Cuán rápido pueden los rescatistas salvar a las víctimas del sismo de Haití antes de que enfermedades, heridas y el hambre cobren más vidas?

Los sobrevivientes del terremoto de magnitud 7 no tienen opción, duermen al aire libre y esperan en las calles por algo de ayuda, o simplemente un lugar a donde ir.

El gobierno nada puede hacer, incluso el palacio presidencial está en ruinas, y Naciones Unidas hace lo que puede mientras vive su propia tragedia. Su oficina central también se redujo a escombros, y más de 100 funcionarios aún están desaparecidos, incluyendo a su jefe, que se supone esté muerto. Ya llegaron los primeros aviones con ayuda internacional.

El desafío es actuar rápido.

“Una de las necesidades cruciales de la población es agua limpia y tenemos que proveer lo más rápido posible tanques para las familias y las tabletas para purificar el agua. Eso sería la primera medida”, dice Bernt Aasen, Director Regional de UNICEF para América y el Caribe.

Toneladas de provisiones, alimento, agua y medicamentos llegan de países del mundo entero al aeropuerto de Puerto Príncipe, dañado pero operativo. Algunos, como Estados Unidos, también envían tropas para respaldar los esfuerzos humanitarios y proporcionar seguridad.

“El miedo más grande de todo el mundo, de los rescatistas y Naciones Unidas, el miedo es la ayuda llegue demasiado tarde, o no llegue lo suficientemente rápido, y que haya protestas en las calles, con escenas de pánico y saqueos”, comenta Olivier Bernard, Presidente de doctores del Mundo.

Las autoridades advirtieron que el balance puede ser de decenas de miles de muertos. Una tragedia más para este pueblo que atravesaba enormes dificultades, y que ahora deberá soportar mucho más.

Más noticias

0 Comentarios