Lou Jing, fan de Obama y mestiza china víctima del racismo

Lou Jing, de 20 años, seguirá con especial interés la visita a China del presidente estadounidense, Barack Obama, uno de los ídolos de esta mestiza china de piel negra, un caso muy poco común en su país, que sufre el racismo de una parte de sus compatriotas.

Lou Jing, de 20 años, seguirá con especial interés la visita a China del presidente estadounidense, Barack Obama, uno de los ídolos de esta mestiza china de piel negra, un caso muy poco común en su país, que sufre el racismo de una parte de sus compatriotas.Lou Jing, de padre negro estadounidense y madre china, es objeto de una polémica desde que participó en las pruebas de selección de un programa de televisión chino destinado a descubrir nuevos talentos de la canción. Pero la polémica no se debe a su talento musical, sino al color de su piel: algunas personas han puesto en duda que pueda participar en una programa chino. Elegida durante las pruebas en Shanghai, su ciudad natal, entre los 30 seleccionados a nivel nacional, Jing no logró pasar a la fase siguiente.La joven afirma sin embargo no estar sorprendida por la decisión de los jueces, sino por la reacción de miles de internautas, la mayoría racistas. "Soy china, pero cuando leí los comentarios, empecé a hacerme preguntas. Preguntas que nunca antes me había hecho. Empecé a pensar en mi diferencia", explica la muchacha a la AFP en un perfecto mandarín.Pese a que el presidente Obama goza de una gran popularidad en China y que el gigante asiático ha estrechado sus lazos con África en los últimos años, los ataques contra Lou Jing muestran la persistencia del racismo en una país poblado mayoritariamente por la etnia Han."El mismo año en que los estadounidenses recibieron a Obama en la Casa Blanca, ¿nosotros no podemos siquiera aceptar a esta chica con un color de piel diferente?", se pregunta en su blog Hung Huang, una diva de la televisión china.Un comentarista del diario en inglés China Daily vincula este "racismo puro y simple" a una discriminación de clase en la sociedad china. "Muchos de los nuestros desprecian a sus propios compatriotas que tienen la piel más oscura, en particular a las mujeres. Los productos de belleza que pretenden blanquear la piel tienen un enorme éxito. Y se dice a los niños que deben tener la piel clara", explica.El sueño de Jing es ser presentadora de televisión, pero reconoce que ahora tiene dudas sobre sus posibilidades de éxito. "Las televisiones quieren a presentadores que correspondan a sus cánones de belleza", afirma. "Desde que me presenté a la televisión, he comprendido que mi imagen no corresponde a la de una presentadora. Muchos piensan que debe ser una mujer de piel blanca, nariz respingona y ojos grandes", agrega.Barack Obama "ha demostrado que puede cambiar la imagen que la gente tenía de los negros norteamericanos. Pero, comparada con él, yo no tengo esa capacidad para hacer cambiar las cosas porque los medios de comunicación chinos son demasiado poderosos", lamenta Lou Jing.

Más noticias

0 Comentarios