Londres promete revisar su legislación tras orden de detención contra Livni

El gobierno británico, preocupado por calmar la tensión con Israel tras la orden de detención emitida por la justicia contra la ex canciller israelí Tzipi Livni, prometió estudiar una reforma de una polémica ley sobre los crímenes de guerra, que pone en aprietos a Londres.

El gobierno británico, preocupado por calmar la tensión con Israel tras la orden de detención emitida por la justicia contra la ex canciller israelí Tzipi Livni, prometió estudiar una reforma de una polémica ley sobre los crímenes de guerra, que pone en aprietos a Londres.El ministro británico de Relaciones Exteriores, David Miliband, trató de desactivar la noche del martes lo que cada vez se asemejaba más a una seria crisis diplomática con un "socio estratégico y amigo cercano de Gran Bretaña".Prometió estudiar "urgentemente" una reforma de la legislación británica, que otorga a los jueces jurisdicción universal para crímenes de guerra o crímenes contra la Humanidad.Contrariamente a otros países, los jueces de Inglaterra y Gales pueden emitir órdenes de detención contra extranjeros de visita, a petición de un demandante, sin tener que someter su decisión a la aprobación de la fiscalía, como recordó Miliband.En el caso de Livni, ex ministra de Relaciones Exteriores, la demanda fue interpuesta en un tribunal londinense por asociaciones pro-palestinas por su supuesta responsabilidad durante la ofensiva militar israelí contra Hamas en Gaza, en la que murieron 1.400 palestinos.El juez emitió una orden de arresto, aunque según la BBC ésta fue retirada el lunes después de que la canciller anulara su visita.No es la primera vez que dirigentes israelíes son amenazados con acciones judiciales en el Reino Unido derivadas de demandas de grupos pro-palestinos.En octubre de 2009, el viceprimer ministro israelí Moshe Yaalon renunció a una visita por temor a ser procesado por supuestos "crímenes de guerra" cometidos cuando jefe del Estado Mayor del ejército entre 2002 y 2005.En esa misma época, militantes pro-palestinos presentaron una demanda para obtener la detención del ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, durante una visita en Gran Bretaña. La justicia dictaminó en esta ocasión que al estar todavía en el cargo, Barak tenía inmunidad diplomática. No es el caso de Livni.Según la BBC, la orden de detención contra la ex canciller es la primera contra un ex ministro israelí.El miércoles, los dirigentes británicos intentaron calmar nuevamente la ira de los israelíes, que amenazaron con apartar a Gran Bretaña del proceso de paz en Oriente Medio si no se hace nada para modificar la situación actual.El primer ministro Gordon Brown, quien está en Copenhague para la cumbre sobre el clima, llamó personalmente a Livni para asegurarle que "siempre será bienvenida" en el Reino Unido, según Downing Street. No precisó, sin embargo, qué podía hacer Londres para evitar una nueva orden de detención en su contra.La directora de la asociación Campaña de Solidaridad con los Palestinos, se declaró "escandalizada y consternada" por la voluntad del gobierno de revisar el sistema."Deberíamos estar orgullosos del hecho de que se pueda procesar a criminales en este país y debemos defender este derecho", afirmó a la AFP.Antes de Gran Bretaña, España limitó recientemente el principio de Justicia Universal que seguían los tribunales españoles y que había llevado a que muchos casos de crímenes de lesa humanidad se denunciaran ante la justicia de este país.En uno de los primeros casos, y tal vez el más mediatizado, el juez español Baltasar Garzón obtuvo en 1998 la detención en Gran Bretaña del ex dictador chileno Augusto Pinochet, a pesar de que éste luego fue devuelto a su país por "razones humanitarias".

Más noticias

0 Comentarios