Lejos de llorar su muerte; son más los que celebran su vida