Lance Armstrong o la combinación de tesón, voluntad y controversia

El ciclista estadounidense Lance Armstrong volvió a escribir este año otra página de gloria en su vida deportiva con tesón y voluntad, pero no pudo evitar el tema de la controversia cuando fue perseguido por presunto dopaje.

El ciclista estadounidense Lance Armstrong volvió a escribir este año otra página de gloria en su vida deportiva con tesón y voluntad, pero no pudo evitar el tema de la controversia cuando fue perseguido por presunto dopaje.El astro del pedal, siete veces ganador del Tour de Francia, regresó este año a la 'Grand Boucle' luego de tres años y medio de retiro, ubicándose finalmente en un honroso tercer lugar.El Tour, la prueba por etapas de mayor prestigio en el ciclismo mundial, tuvo como campeón en este año al español Alberto Contador, de 26 años y quien logró así su segunda corona.Desde sus inicios profesionales en agosto de 1992, justo después de los Juegos Olímpicos de Barcelona, Armstrong ha militado con prestigio en varias formaciones -sobre todo estadounidenses- como Motorola (1992 a 1996) y el francés Cofidis a finales de 1996, justo antes de parar para curarse un cáncer de testículos.El ciclista texano volvió en 1998 con US Postal, con el que ganó el año siguiente el primero de sus siete Tour, defendiendo su condición de campeón hasta el 2004, para retirarse tras su triunfo en el 2005 con Discovery Channel.Si bien es cierto que Armstrong nunca fue sancionado por un caso de dopaje siempre lo persiguieron las sospechas, sobre todo por su fenomenal ascenso a la cima del ciclismo mundial después de superar la enfermedad.En 1999, cuando se preparaba para ganar su primer Tour, el diario francés Le Monde reveló que aparecieron rastros de corticoides en las muestras de orina del texano, que explica haber usado una pomada por un problema del sillín. La UCI lo defendió argumentando que presentó un certificado médico.Sus estrechos lazos con un médico que después fue a prisión por supuestamente ayudar a doparse a varios corredores, una investigación del diario L'Equipe que demostró haber encontrado EPO en muestras de orina y testimonios de varios miembros de su entorno, entre ellos uno de sus masajistas en la época, mantuvieron a Armstrong en jaque como en sus tiempos de enfermedad.Empero, el astro del pedal señaló este año antes de participar en el Tour que quería contribuir a dar una imagen positiva del ciclismo a pesar de los escándalos de los últimos años.El promocionado regreso de Armstrong al pedal este año dejó claro que sigue conservando ese instinto de campeón y capo de escuadra, que lo hace un peligro en la alta montaña y calculador para analizar las situaciones imprevistas.No obstante, sus controversias comenzaron en la misma ronda gala con su contrafigura en el equipo kasajo Astana, el ibérico Contador, con quien sus relaciones personales no fueron muy buenas.La tensa relación entre Armstrong y Contador marcaron el desarrollo del Tour, ya que los dos protagonistas no ocultaron su falta de sintonía.El mánager del Astana, Johan Bruyneel, admitió que hubo "cierta incompatibilidad" entre el español y el estadounidense.Luego de que Contador se hizo de la camiseta de líder, las tensiones bajaron y Armstrong se portó más cooperativo y el madrileño más confiado.El estadounidense también recibió elogios del presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien saludó "la lección vital" dada por el texano al volver a competir a sus 37 años."Viene al mismo tiempo para hacer un buen lugar, disfrutar y defender su fundación (contra el cáncer) y sabe Dios la falta que hace luchar contra esa enfermedad", dijo Sarkozy.No obstante, el norteamericano no dejó de ser polémico, pues después del Tour volvió a lastimar a Contador con sus dardos verbales."Un campeón es juzgado también por el respeto que tiene a sus compañeros de equipo y sus adversarios. No hay lugar para el individualismo en un equipo (...) Tiene mucho que aprender", declaró el texano.Contador había dicho después de ganar la carrera que "nunca tuve admiración por él (Armstrong) y nunca la tendré", lo que al parecer motivó la agria reacción del estadounidense.

Más noticias

0 Comentarios