A sus 90 años, Kalashnikov está feliz de poder trabajar y servir a Rusia

Mijail Kalashnikov, creador del célebre fusil de asalto AK-47 utilizado en todo el mundo, afirmó este martes, al cumplir 90 años de edad, sentirse feliz de todavía poder trabajar, ir a cazar o a pescar.

Mijail Kalashnikov, creador del célebre fusil de asalto AK-47 utilizado en todo el mundo, afirmó este martes, al cumplir 90 años de edad, sentirse feliz de todavía poder trabajar, ir a cazar o a pescar."He servido y seguiré sirviendo a mi patria hasta el último día de mi vida" declaró Kalashnikov durante una ceremonia en el Kremlin, en la que obsequió al presidente, Dimitri Medvedev, un ejemplar de su último libro."La historia gloriosa de su trabajo hizo que las armas rusas se convirtieran en una marca nacional", lo felicitó Medvedev, quien lo condecoró con la medalla de Héroe de Rusia.A pesar su edad avanzada, Kalashnikov, luciendo un uniforme militar cargado de medallas, sostiene: "No quiero jubilarme. Quiero trabajar"."Para mí el trabajo fue siempre el mejor remedio", confió el inventor del AK-47 y de los modelos sucesivos, en una entrevista al diario Rosiskaia Gazeta, y relató que cuatro días por semana va al centro de diseño en la fábrica Ijmach en Ijevsk (Urales, 1.300 km al este de Moscú).En los momentos de ocio "me gusta ir al bosque y a pescar. Eso me da fuerzas", agrega el diseñador de armas, que en su juventud escribía poemas.A su vez, el primer ministro Vladimir Putin lo saludó en un telegrama en el que elogió "el enorme trabajo, el talento y la energía inagotable de un ingeniero de genio creativo", según un comunicado del gobierno."Su nombre, como el del primer cosmonauta, Yuri Gagarin (que en 1961 fue el primer hombre en el espacio), se ha convertido en un símbolo de nuestro país en el siglo XX", declaró el cosmonauta ruso Maxim Suraiev, en un mensaje video desde la Estación Espacial Internacional (ISS), donde se encuentra en misión.Kalashnikov comenzó a diseñar en 1947 el fusil de asalto luego bautizado AK-47 (por Avtomat Kalashnikova y el año), mientras se recuperaba de una herida sufrida durante la Segunda Guerra Mundial.Unos 100 millones de ejemplares del arma original y los sucesivos modelos que aumentaron la familia, se vendieron en todo el mundo --Venezuela compró 100.000 fusiles AK--, aunque "la mitad, o tal vez más, fueron de contrabando", se lamentó Kalashnikov en una conferencia de prensa en octubre pasado, cuando también criticó las falsificaciones.Arma muy apreciada tanto por militares como por guerrilleros, el AK-47 es la más utilizada en los campos de batalla del mundo entero. Una fama que no es del agrado de su inventor. "No es agradable ver que todo tipo de criminales disparan con mis armas", afirmó."Diseñé estas armas con el objetivo de defender nuestra sociedad", insistió este martes Kalashnikov, en la televisión rusa, que también lo mostró disparando con su fusil.Entre todas las distinciones que recibió del Estado, la que más apreció fue el "premio Stalin que recibí por el AK-47", un arma de fácil utilización, robusta y confiable, dijo Kalashnikov a Rosiskaia Gazeta.Preguntado si había hechos del pasado que lamentaba y qué haría si pudiera recomenzar su vida, Kalashnikov respondió: "Por supuesto que hay cosas que lamento, como todo el mundo. Pero puedo asegurarles una cosa: si tuviera que volver a vivir, lo haría tal como lo hice".Kalashnikov vive desde hace años en un modesto apartamento en Ijevsk. Los millones de fusiles que circulan por el mundo no le han aportado casi nada, dado que en Rusia los inventos en el campo militar no son patentados y por lo tanto las regalías por producción no existen.A los 90 años, reflexiona: "Todavía tengo un sueño. No para mí sino para mi país. Me gustaría que haya un renacimiento moral para que mejore el nivel cultural y que la gente sea mejor".

Más noticias

0 Comentarios