Justicia chilena: sin indicios de blanqueo de activos en fortuna de Pinochet

La investigación en Chile sobre el origen de la fortuna del ex dictador Augusto Pinochet no ha logrado determinar la existencia del delito de lavado de activos, como le imputó el lunes el juez español Baltasar Garzón, afirmó el magistrado chileno que lleva la causa.

La investigación en Chile sobre el origen de la fortuna del ex dictador Augusto Pinochet no ha logrado determinar la existencia del delito de lavado de activos, como le imputó el lunes el juez español Baltasar Garzón, afirmó el magistrado chileno que lleva la causa."En cuanto al lavado de dinero, no hay ningún indicio todavía de que se haya producido ese ilícito", dijo el juez Manuel Valderrama, que tomó la investigación que abrió el magistrado Carlos Cerda hace cinco años, cuando se descubrieron un centenar de cuentas bancarias a nombre de Pinochet en el exterior."Lo que se ha visto hasta ahora ha sido el tema de malversación. La orientación va para esa línea", agregó Valderrama.El nieto del ex dictador, Rodrigo García Pinochet, señaló por su parte que todas las imputaciones son falsas."Nuestros país tiene un Poder Judicial sólido, del cual hemos confiado, al que se le ha prestado toda la colaboración y finalmente se ha ido demostrando que aquellas imputaciones eran falsas", señaló García, que se postula al Parlamento como diputado en las elecciones del 13 de diciembre."A cinco años de esta investigación, no hay ningún familiar del general y ex presidente Augusto Pinochet procesado por esto", agregó.La justicia chilena abrió en 2004 una investigación a Pinochet y su familia, tras descubrirse en el Banco Riggs de Washington las primeras de un centenar de cuentas bancarias abiertas a su nombre en el exterior.La investigación judicial no ha logrado determinar hasta ahora el origen de los cerca de 20 millones de dólares depositados por el ex dictador en esas cuentas. En el proceso se ha vinculado esos fondos al pago de comisiones por la compra de armas, mientras la familia señala que se trata de ahorros fruto de inversiones realizadas por Pinochet.En octubre de 2007, el juez Carlos Cerda procesó y ordenó la detención por malversación de caudales públicos de la viuda del ex dictador, Lucia Hiriart, sus cinco hijos, además de una decena de ex colaboradores.Después de dos días en prisión, fueron liberados provisionalmente y luego la Corte Suprema los libró a todos del cargo de malversación.El juez Garzón, que en 1998 ordenó el arresto en Londres de Pinochet para lograr su extradición a España y juzgarlo por crímenes de lesa humanidad, le imputó este lunes un delito de blanqueo de capitales y alzamiento de bienes a la viuda de Pinochet, su ex abogado y albacea, Oscar Aitken, y a dos antiguos responsables del Banco de Chile, Pablo Granifo Lavín y Hernán Donoso Lira.El Banco de Chile y dos de sus filiales son consideradas "responsables civiles subsidiarias" de este presunto blanqueo de capitales, según la resolución judicial.El magistrado español les impuso una fianza de 77 millones de dólares y les dio 10 días de plazo para cancelarla, indicaron fuentes judiciales españolas.Según el diario español El País de este lunes, "con este dinero el juez trata de resarcir a las víctimas españolas de la dictadura de Pinochet".La diputada Isabel Allende, hija del derrocado mandatario socialista Salvador Allende, valoró por su parte la investigación del juez Garzón."Si algo quedó claro desde un inicio fue que era imposible que con su sueldo de comandante en jefe del Ejército, Pinochet pudiese ahorrar tantos recursos. Por eso me parece que todas las medidas tendientes a investigar el origen de su fortuna son esenciales", señaló Allende.El juez Garzón solicitó en 1998 la extradición de Pinochet para ser juzgado en España, pero la justicia británica rechazó la solicitud por motivos de salud y el ex dictador regresó a su país en marzo de 2000, al cabo de 503 días de detención domiciliaria en Londres.

Más noticias

0 Comentarios