Justicia Ciega

Los hechos demuestran que en el condado de Schuylkill, Pensilvania, a usted lo pueden matar desadaptados sociales que cobardemente le den una brutal paliza en plena vía pública mientras que le gritan insultos raciales, y sus asesinos ser enviados a la cárcel por tan poco tiempo como seis meses.

Eso es exactamente lo que le pasó a Luis Ramírez, un inmigrante mexicano de 25 años de edad novio de una mujer blanca y padre con ella de dos pequeños hijos en el pueblo de Shenandoah. Ramírez se encontró en una calle de esa pequeña localidad en Julio del año pasado con seis jóvenes de raza blanca, entre ellos Brandon Piekarsky y Derrick Donchak, de 17 y 19 años de edad respectivamente.  Piekarsky y Donchak habían estado bebiendo alcohol y, seguramente que sintiéndose valientes atacando juntos, insultaron a Ramírez por ser hispano antes y durante la golpiza que le propinaron instantes después.

Ramírez murió dos días más tarde.

La fiscalía le presentó a Donchak cargos por asesinato en tercer grado y a  Piekarsky cargos por ataque agravado; pero aunque el ataque le costó la vida a una persona, un jurado compuesto en su totalidad por gente blanca los encontró inocentes,  y solo los halló responsables de “ataque simple”  y de ofensas relacionadas al consumo de alcohol.

Los familiares de Ramírez expusieron ante la corte por las vías oral y escrita la profunda penuria emocional y económica que su muerte causará en sus vidas. Probablemente hubiera dado lo mismo que no dijeran nada.   Este miércoles 17 de junio, Piekarsky fue condenado a un máximo de 23 meses y a un mínimo de seis meses en la cárcel; mientras que Donchak recibió el mismo máximo, y una condena mínima de siete meses.

¿Cómo puede ser posible ir a la cárcel solo por seis o siete meses por cometer un asesinato de tipo racista?

Parte de la respuesta es que el caso de Luis Ramírez no es único ni tan raro. El FBI reconoce que en los últimos cinco años los crímenes de odio contra latinos se han incrementado en un 40%. Y  Richard Cohen, Presidente y Director de la “Southern Poverty Law Center”  afirma que el número de grupos de odio racial se ha incrementado desde el año 2000 en un 50%, y ahora suman al menos 926 en todo el país.

La organización hispana MALDEF le ha pedido al Senado estadounidense que apruebe rápidamente un   proyecto de ley  que esa Cámara tiene en proceso actualmente para ayudar a las agencias policiales locales y estatales en su lucha contra crímenes de odio.  Adicionalmente, instituciones como la “Anti-Defamation League”, la “Southern Poverty Law Center”  y la misma MALDEF han hecho un llamado para que el Departamento de Justicia presente cargos federales contra Donchak y Piekarsky por crímenes de odio racial.  MALDEF está juntando 50,000 firmas de apoyo al pedido para enviárselas al Fiscal General, Eric Holder. Si usted desea unirse al pedido, puede hacerlo conectándose a http://maldef.org/hate_crimes_petition/

En cuanto a ti, Luis, descansa en paz. Tu muerte no será en vano.

Más noticias

0 Comentarios