Jóvenes y policía de Shenandoah enfrentan cargos federales

Crimen de odio, corrupción y otras acusaciones penden en contra de ellos en relación a la muerte de inmigrante mexicano en el 2008.

Jim Greer se defiende antes acusaciones de robo y lavado de dinero Jim Greer se defiende antes acusaciones de robo y lavado de dinero

Jim Greer se defiende antes acusaciones de robo y lavado de dinero

gran jurado federal acusó a 2 jóvenes de Pennsylvania de cometer un crimen de odio y a 4 policías de corrupción en relación a la golpiza que mató a Luis Eduardo Ramírez Zavala

en aquel poblado en julio del año pasado, informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

A Brandon Piekarski y Derrick Donchak se les culpa por el ataque que, de acuerdo a la acusación, tuvo tintes racistas. El documento detalla también que los 2 acusados en compañía de otros muchachos y de agentes de la policía de aquel pueblo planearon cómo cubrir el incidente. Por esto Donchak recibió 3 cargos más por obstrucción de la justicia.
De ser encontrados culpables por el crimen de odio, Piekarsky y Donchak podrían ser encarcelados de por vida. Además Donchak enfrenta la posibilidad de una condena de 20 años en prisión por los cargos de obstrucción de la justicia y 5 más por conspirar para obstruir la justicia.

"La violencia motivada por la intolerancia y el odio no tiene cabida en Estados Unidos, pero aún prevalece en muchas de nuestras comunidades", dijo Thomas E. Pérez, Fiscal General Asistente del Departamento de Justicia.

Una segunda acusación pende en contra de varios miembros del departamento de policía de Shenandoah incluyendo el jefe Matthew Nestor. Junto a él se encuentran el teniente William Moyer y al oficial Jason Hayes, todos acusados por obstruir con la justicia durante la investigación de la muerte de Ramírez. A Moyer también se le acusa de manipular la evidencia y a los testigos y de mentirle al Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Además Moyer enfrenta una pena adicional de 5 años en prisión por hacer declaraciones falsas ante el FBI.

Hasta el momento las llamadas hechas al departamento de policía de Shenandoah no han sido contestadas.

Se espera también que el Fondo México Estadounidense para la Defensa y Educación Legal (MALDEF) emita comentarios al respecto.

Fue en julio del 2008 que Ramírez Zavala murió luego de recibir una golpiza por parte de cuatro jóvenes blancos que gritaron epítetos raciales cuando cometían el ataque.

En mayo pasado un jurado del condado Schuykill encontró no culpables a los muchachos luego de una semana de juicio en la que varios testigos establecieron la participación directa de los jóvenes en la golpiza que mató al inmigrante mexicano.

Más noticias

0 Comentarios