Joven dominicano va de las calles a ligas menores

Una organización que trabaja con niños de la calle en la República Dominicana ayudó a Félix Antonio Sterling, de 18 años, a luchar por su sueño y hoy se ha convertido en una de las grandes promesas de las ligas menores de béisbol.

Fuente: CRS

Félix Antonio Sterling es un dominicano de 18 años que, gracias a su capacidad de lanzar una bola de béisbol a más de 153 km/h, se ha convertido en una de las grandes promesas de los Indios de Cleveland.

Pero su futuro no siempre fue tan prometedor. Hace unos años era un muchacho frustrado con la vida que creció sin padre y que pasaba gran parte de su tiempo en las calles. Con sus 6 pies y 3 pulgadas de estatura, y 200 libras de peso, Félix constantemente provocaba peleas en donde se encontrara.

Todo cambió cuando llegó al Hogar de Transición Quédate con Nosotros, una organización que trabaja con niños de la calle en la República Dominicana. Es una de cinco entidades asociadas con Catholic Relief Services (CRS) que se enfocan en mejorar las vidas de niños con problemas similares.

Félix era conocido por sus altercados, pero también por su tremendo talento de lanzar una pelota, algo que no pasó desapercibido por un cazatalentos de los Indios de Cleveland, que le ofreció un contrato en las ligas menores. En poco tiempo este joven, que estuvo cerca de ingresar a la cárcel, se encontraba jugando pelota en los campos de entrenamiento de las ligas menores de los Indios en Goodyear, Arizona.

“Si no fuera por ellos”, dice sobre el Hogar de Transición Quédate con Nosotros, “nunca me habría convertido en un profesional. Ellos me enseñaron que todo en la vida tiene reglas”.

Para poner a Félix en buen camino, un grupo de consejeros lo sometió a terapia y poco a poco reunió a la mayor parte de su familia, sus abuelos, su madre y su tío, con quienes él tenía una relación volátil.

El apoyo lo ayudó a sanar heridas psicológicas y a fortalecer su autoestima. Su consejero incluso lo llamaba cuando Félix estaba en su hogar los fines de semana y tenía pequeñas recaídas.

“Ellos trabajan contigo hasta que aprendes. Te comprenden cuando te quejas o necesitas decir algo, y te indican siempre que actúas mal”, recuerda Félix.

Ya colocados los cimientos, Félix regresó a la escuela y finalmente a su casa, donde las cosas estaban ya más tranquilas.

En menos de un año la fortaleza de su brazo derecho ayudó a Félix a encontrar un equipo.

Tras su primera temporada de novato en el béisbol profesional, Félix ocupó el décimo sexto lugar entre los mejores prospectos en la organización de los Indios, de acuerdo al portal de Internet Indians Prospect Insider.

Confía en que llegará a las Grandes Ligas, un sueño común en la República Dominicana donde con frecuencia se pueden ver a muchachos con gorras y medias de pelotero practicando en los parques públicos.

Su familia depende de él. “Soy el papi de la familia entera”, dice.

Félix planea invertir el dinero del próximo bono en la educación de sus hermanas. Mientras tanto, él no ha olvidado la educación que recibió en el Hogar y lo visita cuando está en la ciudad. Algunas veces habla con los chicos.

“Muchos de ellos dicen ‘quiero ser como tú’, y yo les contesto ‘mira, haz lo que te digan los consejeros, y serás como yo’”.

Tú también puedes ayudar a los niños necesitados en la República Dominicana con una donación deducible de impuestos a CRS. En el 2009, el 95 por ciento de los gastos operativos fueron invertidos directamente en programas que ayudan a la gente necesitada.

Distribuido por Contenido Latino.

Más noticias

0 Comentarios