Joe Biden obtiene el respaldo checo al nuevo escudo antimisiles

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, obtuvo el viernes en Praga el respaldo de la República Checa al nuevo proyecto de escudo antimisiles, después de haber logrado el apoyo de Polonia y Rumanía durante las anteriores etapas de su breve gira por Europa central.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, obtuvo el viernes en Praga el respaldo de la República Checa al nuevo proyecto de escudo antimisiles, después de haber logrado el apoyo de Polonia y Rumanía durante las anteriores etapas de su breve gira por Europa central."Realmente aprecio la declaración del primer ministro diciéndome que la República Checa está dispuesta a participar en esta nueva arquitectura y discutir los términos que tendrá esta participación", afirmó Biden durante una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro checo, Jan Fischer.El nuevo sistema, presentado por el gobierno de Barack Obama el pasado 17 de septiembre, después de una nueva evaluación de la amenaza balística iraní, está destinado a contrarrestar los misiles de corto y mediano alcance, en lugar de los de largo alcance.De acuerdo con Biden, este sistema "cubrirá a Europa y a la República Checa de una forma más eficaz" que el anterior proyecto de escudo propuesto por el precedente gobierno de George W. Bush, abandonado recientemente.El nuevo escudo antimisiles será concebido de tal forma que también pueda hacer frente a nuevas amenazas que surjan en el futuro, sostuvo el vicepresidente norteamericano."Hemos hablado sobre el papel que la República Checa desempeñará en esta nueva arquitectura", declaró Biden.Un equipo de expertos de alto nivel en materia de defensa viajará a Praga el mes próximo para discutir la participación checa en este proyecto, añadió Biden."La República Checa como miembro de la OTAN y como país que comprende sus compromisos y la continuidad de su política exterior en esta materia está dispuesta a participar en la preparación de esta nueva arquitectura", sostuvo Fischer.De acuerdo con el primer ministro checo, el nuevo sistema de escudo antimisiles será "en primer lugar" un proyecto de la OTAN y su país quiere "buscar y concretar su lugar" en el mismo.Las autoridades checas aceptaron "con serenidad", de acuerdo con Fischer, la decisión norteamericana de abandonar el proyecto inicial, que había previsto instalar para 2013 un poderoso radar en la República Checa asociado a diez interceptores de misiles balísticos de largo alcance en Polonia.Ese programa, oficialmente destinado a hacer frente a eventuales disparos de largo alcance procedentes de Irán, provocó la cólera de Rusia y era desaprobado por aproximadamente dos tercios de los checos, según diversas encuestas.Luego de su reunión con el presidente checo Vaclav Klaus, Biden partirá de regreso a Washington este viernes, a las 18H35 (16H35 GMT).

Más noticias

0 Comentarios