Jamie McMurray se adjudica el triunfo en el Talladega SuperSpeedway

Jamie McMurray agregó su nombre a la lista de victoriosos el domingo en un final sorprendente de una carrera típica en el Talladega Superspeedway.

Jamie McMurray se adjudica el triunfo en el Talladega SuperSpeedway Jamie McMurray se adjudica el triunfo en el Talladega SuperSpeedway

Jamie McMurray se adjudica el triunfo en el Talladega SuperSpeedway

Jamie McMurray agregó su nombre a la lista de victoriosos el domingo en un final sorprendente de una carrera típica en el Talladega Superspeedway.

McMurray, el hombre que quedó fuera para que Jack Roush cumpliera con un máximo de cuatro equipos en 2010, ganó en un final de bandera verde-blanca-a cuadros que sólo duró tres cuartos de vuelta antes que un fuerte accidente causara una bandera amarilla que convirtió a McMurray en el ganador.

Las reglas de NASCAR sólo permiten un intento para un final de bandera verde-blanca-a cuadros y McMurray estuvo en el lugar correcto en el momento correcto.

Kasey Kahne fue segundo, seguido de Joey Logano, Greg Biffle, y Jeff Burton.

Probablemente la historia del día fue el piloto en sexto lugar, y todavía líder en la Caza por la Copa Sprint de NASCAR, Jimmie Johnson.

Johnson y su jefe de equipo, Chad Knaus, decidieron pasar la mayoría de la carrera a medio acelerador, al final del contingente con la esperanza de evitar problemas y proteger una ventaja en las posiciones que podría convertir a Johnson en el primer piloto de NASCAR en ganar cuatro campeonatos al hilo.

La estrategia casi fracasa cuando Johnson empezó a mejorar su posición a unas 25 vueltas del final. Subió al 22° al evadir un accidente espectacular de varios autos que provocó que Ryan Newman volcara y que terminó con las esperanzas de los contendientes Kevin Harvick y Marcos Ambrose. Tanto Harvick como Ambrose estuvieron entre los 25 pilotos que lideraron la carrera en un momento.

Los oficiales de NASCAR ondearon la bandera roja y suspendieron la carrera luego del accidente de Newman a sólo cinco vueltas del final, mientras los trabajadores de seguridad volteaban su auto y sacaban al piloto ileso de los restos aplastados.

Con el final de bandera verde-blanca-a cuadros, la carrera tomó el típico estilo tenso de Talladega.

Era una carrera de tres y cuatro lado a lado, punta a punta, cuando sucedió otro accidente enorme mientras los autos iban hacia el trióvalo rumbo a la línea de meta. Hubo autos por doquier.

Mark Martin, contendiente al campeonato, fue golpeado y se volcó en la recta principal a medida que los autos se separaban y se trompeaban en el pasto a través del humo en la pista. El accidente relegó tanto a Martin como a Juan Pablo Montoya a finales que no merecieron. Ambos pilotos fueron contendientes sólidos toda la tarde y estuvieron entre los líderes. Martin finalizó 28° y Montoya 19°.

Fue un gran triunfo para McMurray, su primero desde la carrera de julio de 2007 en Daytona, quien lideró en varias ocasiones.

También fue un triunfo para Johnson, el líder en los puntos, con su resultado en sexto lugar. Nunca lideró una vuelta en esta carrera, pero se libró de muchos problemas.

Esta pista es conocida por muchas cosas... pero principalmente por la acción en la pista de 4.02 Km. (2.66 millas) con peraltes altos que es sinónimo de velocidad y emoción, que provoca que los aficionados estén en la orilla de su asiento, con los nudillos blancos y el corazón latiendo rápidamente.

Johnson, quien arrancó desde la posición de privilegio, lideró sólo tres cuartas partes de la primera vuelta. En Talladega, los pilotos no duran mucho de líderes porque la competencia es muy intensa y los autos corren muy cerca uno del otro. El liderato generalmente cambia media docena de veces en una sola vuelta.

Por ejemplo, en las 20 primeras vueltas, hubo bastantes líderes, David Reutimann y Casey Mears entre ellos, y ellos son pilotos de los que normalmente no se espera que lideren carreras en Talladega.

Se espera lo inesperado en este enorme superspeedway y el líder en los puntos, Johnson, Tony Stewart, y varios otros contendientes en la Caza eligieron quedarse en la parte trasera del contingente para evitar los problemas potenciales que están asociados con la competencia al frente del contingente, una estrategia que ignoraron obviamente muchos otros pilotos.

Un accidente de dos autos en la vuelta cinco provocó la primera bandera amarilla de la tarde soleada. A Paul Menard se le pinchó una llanta y golpeó a Joe Nemechek en la recta trasera.

Los autos empezaron a entrar a pits bajo bandera verde a las 45 vueltas.

Elliott Sadler era el líder cuando la carrera fue frenada otra vez por una bandera amarilla cuando Kurt Busch se trompeó por el trióvalo.

En el reinicio, Sadler lideraba con Dale Earnhardt Jr. en su defensa trasera. A las 60 vueltas, Jeff Gordon era cuarto y Harvick quinto. Harvick tomó el liderato unas cuantas vueltas después. Earnhardt seguía en segundo.

A la mitad de la carrera, en la vuelta 90, Harvick lideraba con Earnhardt, Montoya, Martin y Ambrose en la succión con el acelerador a fondo.

Kyle Busch les seguía con Denny Hamlin en séptimo. Greg Biffle iba entre los 10 primeros cuando el contingente hizo paradas en pits bajo bandera verde cerca de la vuelta 95, pero una infracción con una llanta durante su parada en pits lo obligó a pasar por pits otra vez, lo que lo relegó al puesto 36. Se recuperó para terminar cuarto.

Más noticias

0 Comentarios