Izquierda conserva mayoría parlamentaria en Uruguay camino a segunda vuelta

La coalición de izquierda gobernante en Uruguay, Frente Amplio (FA), mantendrá la mayoría parlamentaria y se enfrentará por la presidencia del país con el Partido Nacional (PN, centroderecha) en una segunda vuelta el 29 de noviembre, informó este domingo la Corte Electoral.

La coalición de izquierda gobernante en Uruguay, Frente Amplio (FA), mantendrá la mayoría parlamentaria y se enfrentará por la presidencia del país con el Partido Nacional (PN, centroderecha) en una segunda vuelta el 29 de noviembre, informó este domingo la Corte Electoral.Tras el escrutinio definitivo de sufragios emitidos el domingo pasado en las las elecciones presidenciales, "se resolvió notificar oficialmente los resultados a los candidatos y labrar las actas que darán paso a las proclamaciones de las respectivas bancas" (escaños), indicó a la AFP el ministro de la Corte Electoral Wilfredo Penco.El FA, encabezado por el ex guerrillero José Mujica, obtuvo el 47,96% de los votos y se aseguró la representación mayoritaria en ambas cámaras para el período 2010-2015 con 66 escaños en la Asamblea General, 16 senadores (sobre un total de 30), y 50 diputados, (sobre 99).El PN, liderado por el ex presidente liberal Luis Alberto Lacalle, con la adhesión del 29,07% de los electores, se mantuvo asimismo como la segunda fuerza política en el Congreso, con 9 senadores y 30 diputados.Asimismo el Partido Colorado, que postuló a Pedro Bordaberry, hijo del ex dictador Juan Bordaberry (1972-1976), recibió 17,02% de los votos, equivalente a 5 senadores y 17 diputados; mientras que el Partido Independiente, de Pablo Mieres, obtuvo el 2,49%, es decir 2 diputados.El próximo 29 de noviembre tendrá lugar la segunda vuelta de las presidenciales, prevista en el sistema electoral uruguayo cuando ninguno de los candidatos supera el 50% de los sufragios emitidos en primera vuelta."La diferencia de dos puntos porcentuales entre el Frente Amplio y la suma de los principales partidos de la oposición (PN y PC) permiten avizorar una elección abierta, tras un primer escenario favorable al FA, que tuvo como punto más fuerte la ratificación de la mayoría parlamentaria", subrayó a la AFP el politólogo Oscar Bottinelli.Los candidatos a la Presidencia comenzaron este fin de semana sus campañas de cara al balotaje, marcando las pautas de sus respectivas estrategias electorales, no exentas de confrontación.Mujica, de 74 años, senador del FA y ex ministro de Ganadería, fue uno de los jefes del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, surgido en la década del 60 como un grupo político-militar clandestino inspirado en la revolución cubana de 1959 y en la insurgencia anticapitalista y nacionalista.De su lado Lacalle, de 68 años, nieto de uno de los principales caudillos del PN, abogado y productor rural, alcanzó la presidencia en los comicios de 1989 con el 38% de los sufragios, llevando a su partido por tercera vez al poder en el siglo XX.Mujica dijo que "es necesario no responder" a las provocaciones de la oposición e instó a la militancia de su partido a "buscar a (los electores) dubitativos".Empero, advirtió en alusión a una época oscura para el país, que "no vengan a darnos lecciones de democracia porque (los partidos de la oposición) están llenos de golpistas disfrazados (...) y la dejamos pasar porque al país le conviene que nos olvidemos, pero no nos olvidamos".En tanto Lacalle apeló al concepto de equilibrio político y sostuvo que la ciudadanía deberá elegir entre "una sociedad con equilibrio" y "el poder absoluto" del FA."Nosotros en el (Poder) Ejecutivo (y el FA con mayoría parlamentaria) no implica un bloqueo, porque las más grandes democracias del mundo, como Estados Unidos, han vivido con diferencias entre Presidencia y Legislativo y no les ha ido tan mal", explicó Lacalle.

Más noticias

0 Comentarios