Israel propone suspensión parcial de la colonización, rechazo palestino

Por presión estadounidense el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu propuso el miércoles la suspensión parcial de la colonización durante diez meses en Cisjordania para reactivar el proceso de paz, pero la oferta fue rechazada por los palestinos, que la consideran insuficiente.

Por presión estadounidense el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu propuso el miércoles la suspensión parcial de la colonización durante diez meses en Cisjordania para reactivar el proceso de paz, pero la oferta fue rechazada por los palestinos, que la consideran insuficiente.El primer ministro pidió a su gabinete de seguridad, que reúne a los principales miembros del gobierno, que "apruebe la suspensión temporal de los nuevos permisos de construcción en Judea-Samaria (nombre que Israel da a Cisjordania) durante diez meses", informó un comunicado oficial.Este gesto que no es "ni simple ni fácil", pero nos "permite mostrar al mundo una verdad simple, es decir que el gobierno israelí quiere abrir negociaciones con los palestinos (...) y que sus intenciones de lograr la paz son serias", declaró Netanyahu.El comunicado no menciona ninguna suspensión de la construcción en el sector oriental de Jerusalén, de mayoría árabe, anexionado por Israel en junio de 1967, una cuestión políticamente muy sensible para los palestinos.Estados Unidos espera que la oferta de Netanyahu "conduzca a una reanudación" del proceso de paz, declaró a la AFP un responsable norteamericano que pidió el anonimato.Pero la Autoridad Palestina rechazó de antemano toda oferta israelí de una suspensión temporal o incompleta de la colonización en los territorios palestinos ocupados por Israel.Los palestinos reclaman un cese total de la colonización en Cisjordania y en Jerusalén oriental antes de volver a las negociaciones de paz, suspendidas desde hace casi un año a pesar de los esfuerzos de la administración estadounidense.El Estado hebreo debe "cesar toda actividad de colonización, incluido el crecimiento natural (de los asentamientos), también en Jerusalén este", insistió el principal negociador palestino, Saeb Erakat, desde Buenos Aires, donde se encuentra en visita oficial."Congelar la construcción en Judea-Samaria busca dejar una ventana abierta para las negociaciones con los palestinos. El tiempo no juega a nuestro favor y es imperativo avanzar. Cualquier otra alternativa es peor", advirtió el ministro de Defensa, Ehud Barak.Israel considera todo Jerusalén, incluso el sector oriental cuya anexión no es reconocida por la comunidad internacional, como su capital indivisible.Unos 270.000 palestinos viven en Jerusalén este, así como unos 200.000 israelíes, instalados en una docena de nuevos barrios. Los palestinos argumentan que Jerusalén este representa más de la tercera parte (37%) de las implantaciones judías en los Territorios palestinos."La exclusión de Jerusalén (del congelamiento de la colonización) es un problema muy, muy serio paro nosotros. Israel debe cesar de violar las leyes internacionales", estimó el miércoles el primer ministro palestino, Salam Fayyad, un moderado.La declaración de Netanyahu "no constituye un cese de la colonización pues Israel seguirá con la construcción de 3.000 habitaciones y edificios públicos en Cisjordania y excluye Jerusalén", dijo a la AFP el principal negociador palestino Saeb Erakat.De lado israelí, los colonos, los religiosos y la extrema derecha deploraron la proposición de Benjamin Netanyahu, sinónimo a su parecer del "fin de las colonias".

Más noticias

0 Comentarios