Israel defiende la continuación de la colonización pese a las críticas

Israel defendió el miércoles la decisión de seguir construyendo viviendas en Jerusalén Este anexado, que le valió duras críticas por parte de la comunidad internacional, en plena polémica sobre las colonias judías en los territorios palestinos ocupados.

Israel defendió el miércoles la decisión de seguir construyendo viviendas en Jerusalén Este anexado, que le valió duras críticas por parte de la comunidad internacional, en plena polémica sobre las colonias judías en los territorios palestinos ocupados.El ministro israelí del Interior, Elie Yishai, justificó la autorización dada el martes para la construcción de cerca de mil viviendas nuevas en Gilo, barrio de Jerusalén Este."Cesar la construcción en Gilo es como cesar la construcción en cualquier barrio de Jerusalén y de Israel", declaró el ministro a la AFP. "La construcción en Jerusalén no puede detenerse y Gilo se encuentra en Jerusalén", agregó.La dirigente opositora Tzipi Livni afirmó, por su parte, que en Israel "hay un consenso" sobre Gilo."Gilo es un consenso israelí y hay que comprenderlo en toda discusión sobre las fronteras permanentes en el marco de un futuro acuerdo de paz", declaró Livni en un comunicado publicado después de reunirse con el ministro francés de Relaciones Exteriores, Bernard Kouchner, que visita actualmente Israel.Kouchner declaró que "lamentaba" la decisión israelí, e instó a Israel y a los palestinos a "reanudar las negociaciones políticas"."Por el momento, hay que reanudar las discusiones humanas cara a cara", dijo, recordando que "la posición de Francia es el cese de la colonización".Estados Unidos reaccionó el martes, declarándose "consternado" por la continuación de la colonización en Jerusalén Este, en momentos en que el gobierno del presidente Barack Obama despliega esfuerzos para tratar de reactivar el proceso de paz."En el momento en que nos esforzamos en reactivar las negociaciones, tales acciones tornan más difíciles nuestros esfuerzos", declaró la Casa Blanca.La cuestión de la colonización israelí en los territorios palestinos ocupados es el principal obstáculo a la reanudación de las negociaciones de paz, suspendidas hace un año, y provoca fricciones entre Estados Unidos e Israel, aliados tradicionales.Los palestinos reclaman el cese total de la construcción de colonias en Cisjordania ocupada, incluyendo Israel Este, antes de reanudar las negociaciones. Israel se niega a cesar la colonización y pide que se reanude el diálogo sin condiciones previas.La Autoridad palestina, que condenó "severamente" la iniciativa israelí, reiteró a través del negociador Saeb Erakat su exigencia de cese de la colonización antes de que se reanuden las conversaciones. "Las colonias deben cesar. Es el único medio para volver a un verdadero proceso de paz", dijo.La condena de las nuevas construcciones en Jerusalén Este es casi unánime. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, "lamentó" la actitud de Israel, mientras Arabia Saudita calificó la colonización de "principal obstáculo" a la paz.La parte oriental de Jerusalén (en la que viven 200.000 israelíes, instalados en una docena de nuevos barrios, y 270.000 palestinos) fue conquistada por Israel durante la guerra de junio de 1967 y luego anexada. Esa anexión no fue reconocida nunca por la comunidad internacional.Los palestinos señalan que Jerusalén Este, que consideran debe ser la capital de su futuro Estado, representa más de un tercio (37%) de las colonias judías en los territorios palestinos.Construido en tierras palestinas confiscadas, el barrio de Gilo, situado cerca de Belén (Cisjordania), tiene más de 30.000 habitantes y forma parte del cinturón del "Gran Jerusalén" construido por Israel para reforzar su control sobre la ciudad.

Más noticias

0 Comentarios