Irán va a presionar diplomáticamente a Pakistán

El gobierno iraní va a aumentar la presión diplomática sobre Pakistán, al que acusa de proteger a grupos rebeldes que operan en Irán, sin excluir operaciones militares en territorio paquistaní, indicaron analistas en Teherán.

El gobierno iraní va a aumentar la presión diplomática sobre Pakistán, al que acusa de proteger a grupos rebeldes que operan en Irán, sin excluir operaciones militares en territorio paquistaní, indicaron analistas en Teherán.Sin embargo, a largo plazo, las relaciones entre los dos vecinos no se verán afectadas por el atentado que el domingo pasado causó la muerte de 42 personas, entre ellas 15 Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico del régimen, en Sistan-Baluchistán, sudeste de Irán, región fronteriza con Pakistán.El atentado fue reivindicado por el grupo extremista sunita iraní Jundallá, en rebelión contra el régimen chiita de Teherán, cuyo jefe, Abdolmalek Righi, se encuentra en Pakistán, según Irán.El gobierno iraní pidió a Pakistán la extradición de Righi, pero las autoridades paquistaníes niegan que se encuentre en territorio paquistaní."En los próximos días, Irán va a aumentar la presión sobre Pakistán para obtener resultados rápidos pues debe rendirle cuentas a su opinión pública", señaló Akbar Montajabi, un analista político reformador.En una conversación telefónica consecutiva al atentado, el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, le pidió a su homólogo paquistaní, Asif Alí Zardari, cooperación en la lucha contra los "terroristas" y le señaló que "la presencia de elementos terroristas en Pakistán es inaceptable".Por su parte, Pakistán afirmó que el atentado buscaba perjudicar las relaciones entre ambos países y que el territorio paquistaní no servía de retaguardia a sus autores.Irán y Pakistán, dos países musulmanes, mantienen buenas relaciones y participan en los esfuerzos tendientes a estabilizar Afganistán."Pakistán no va a tardar en replicar a los activistas, pero debemos comprender que enfrenta una situación compleja", señaló el analista independiente Mohammad Saleh Sedghian."El presidente paquistaní no mueve todos los hilos y los iraníes lo saben", agregó.El comandante de las fuerzas terrestres de los Guardianes de la Revolución, el general de brigada Mohammad Pakpur, no excluyó el martes lanzar ataques en Pakistán contra los bastiones rebeldes si la diplomacia no surte efecto."Ataques como los de Turquía en el norte de Irak contra los rebeldes kurdos del PKK son posibles, pero para que los iraníes entren en Pakistán, éste debe obtener luz verde de las fuerzas multinacionales en la región", dijo Sedghian."Una incursión iraní en Pakistán sería una especie de test para los estadounidenses y su posición frente a Irán", agregó.Para el analista conservador y director del diario Quds, Gholam Reza Ghalandarian, Irán no va a esperar mucho tiempo."Irán le presentará a Pakistán un calendario de entrega de los terroristas. Si Pakistán no cumple con su palabra, Irán podría reconsiderar las relaciones" con su vecino, dijo.

Más noticias

0 Comentarios