Irán producirá todo el uranio enriquecido al 20% que necesite como combustible