Irán comenzó conversaciones sobre enriquecimiento de uranio en Viena

Irán comenzó el lunes en Viena, bajo la égida de la AIEA, la negociación de un acuerdo con Estados Unidos, Rusia y Francia sobre el enriquecimiento en el extranjero de uranio para uso civil, destinado a calmar la tensión por su polémico programa nuclear.

Irán comenzó el lunes en Viena, bajo la égida de la AIEA, la negociación de un acuerdo con Estados Unidos, Rusia y Francia sobre el enriquecimiento en el extranjero de uranio para uso civil, destinado a calmar la tensión por su polémico programa nuclear.La primera ronda de negociaciones empezó poco después de las 13H20 GMT (15H20 hora local) y concluyó tres horas más tarde, con una intervención del director de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Mohamed ElBaradei."Esta tarde tuvimos una reunión más bien constructiva. Tuvimos un buen comienzo. Se habló de la mayoría de las cuestiones técnicas", afirmó el director de la AIEA. La reunión se reanudará el martes a las 10H00 locales (08H00 GMT).Sin embargo, antes de que comenzara la reunión, Irán advirtió que si las negociaciones fracasan procederá por sus propios medios al enriquecimiento de uranio a 20%."La República Islámica seguirá con su enriquecimiento de uranio hasta 5%, pero si las negociaciones no dan resultados adecuados, empezaremos nuestras actividades para producir uranio enriquecido a 20% y nunca renunciaremos a nuestro derecho", declaró el lunes Ali Shirzadian, portavoz de la Organización Iraní de Energía Atómica (OIEA), citado por la agencia de noticias iraní Irna. La delegación iraní está dirigida por el embajador de Irán ante la AIEA, Ali Asghar Soltanieh, e incluye a Hamid-Reza Asgari, primer consejero de la OIEA. La delegación francesa está presidida por la embajadora Florence Mangin.El equipo norteamericano está dirigido por el subsecretario de Energía, Dan Poneman, acompañado por el representante de Estados Unidos ante la agencia, Glyn Davies. La delegación rusa está liderada por el subdirector de la agencia atómica rusa, Nikolai Spassky.El 1º de octubre en Ginebra, después de 15 meses sin la menor negociación directa, Irán y los Seis (Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania) se pusieron de acuerdo en el principio de que Teherán entregaría parte de su uranio enriquecido a menos de 5% a un tercer país para obtener, en contrapartida, uranio enriquecido a 19,75% para su reactor de investigación de Teherán, totalmente bajo control de la AIEA y con fines principalmente médicos.Estas nuevas discusiones de Irán con Estados Unidos, Rusia y Francia, son consideradas cruciales para intentar calmar las tensiones sobre el controvertido programa nuclear del régimen islámico.Los occidentales sospechan que el régimen islámico quiere dotarse del arma atómica, un objetivo que requiere uranio altamente enriquecido.Concretamente, los cuatro países deben establecer las modalidades de la transferencia de uranio débilmente enriquecido a las fábricas especializadas en Rusia y Francia para obtener los niveles de enriquecimiento necesarios para la fabricación de isótopos con fines médicos -en particular para tratar el cáncer- en el reactor de investigación de Teherán.Según cifras de la AIEA, Irán ha acumulado unos 1.500 kg de uranio débilmente enriquecido en su centro de Natanz.Por otra parte, Ali Shirzadian "desmintió categóricamente" las informaciones según las cuales, con su participación en las negociaciones de Viena, Irán aceptaría renunciar a sus actividades de enriquecimiento.Citado por Irna, precisó que el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad había propuesto entregar el uranio enriquecido a menos del 5% a otro país para obtener a cambio uranio a 20%."Con esta propuesta, Irán quiere solamente rebajar los costes y demostrar su voluntad de entenderse con los otros países. Esto no significa en ningún caso el cese del enriquecimiento en Irán o la transferencia de actividades de enriquecimiento fuera del país", agregó Shirzadian.Teherán está enfrentado en un pulso con los representantes del grupo 5+1 (los cinco países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania) sobre su programa nuclear.Hasta ahora, Moscú y Pekín se han unido para impedir que se le impongan nuevas sanciones, a pesar de la reiteradas presiones estadounidenses.Pero, según algunos expertos, China podría cambiar su posición para preservar intereses mayores, en particular en sus relaciones con Estados Unidos.

Más noticias

0 Comentarios