Irak: fuerzas de seguridad en el banquillo tras atentados del domingo

El gobernador de Bagdad acusó el lunes de negligencia o inclusive de complicidad a las fuerzas de seguridad tras los devastadores atentados del domingo que causaron la muerte a un centenar de personas en pleno centro de la capital.

El gobernador de Bagdad acusó el lunes de negligencia o inclusive de complicidad a las fuerzas de seguridad tras los devastadores atentados del domingo que causaron la muerte a un centenar de personas en pleno centro de la capital."Se trata de una falla humana. Una cámara instalada en el edificio del ministerio de Justicia (blanco del ataque) filmó el atentado suicida. Era un camión Renault blanco del acueducto de Faluja ¿Cómo pudo llegar hasta aquí y pasar todos los retenes?", declaró el gobernador de Bagdad."Los camiones no están autorizados a entrar en la ciudad durante el día, y menos aún aquí. Se trata o de una negligencia (de los servicios de seguridad) o bien el chofer contaba con cómplices. La investigación lo aclarará", recalcó Salah Abdel Razak, quien visitaba el lugar de los ataques.La ciudad sunita de Faluja, situada a 60 km del oeste de Bagdad, fue durante mucho tiempo el bastión de la insurrección, y en especial de la red Al Qaida.El segundo atentado, contra el edificio de la gobernación de Bagdad, fue cometido con un autobús Kia que explotó. "Al menos 12 empleados murieron, sobre todo guardias", dijo el gobernador.El doble atentado del domingo causó 99 muertos y más de 500 heridos. Se trata de la peor matanza cometida en Irak en los dos últimos años. El 14 de agosto de 2007 cuatro atentados contra una secta religiosa kurda causaron 400 muertos en la provincia de Nínive (norte).El gobernador afirmó que "desde la noche del domingo las medidas de seguridad fueron revisadas, y vamos a reforzarlas. Vamos a instalar sonares móviles y 300 aparatos de detección de explosivos. También vamos a tener que cerrar algunas vías que conducen a los ministerios en Salhiya", en el centro de Bagdad.Fue igualmente en este barrio donde tuvo lugar el 19 de agosto el atentado contra el ministerio de Relaciones Exteriores.Por su parte, el general Mohammad al Askari, portavoz del ministerio de Defensa, anunció a la AFP la detención de "varias personas implicadas en los atentados"."Las informaciones que poseemos confirman la implicación de Al Qaida y de los baassistas (el antiguo partido de Saddam Hussein) en los ataques del domingo", aseguró."Allanamos dos casas en dos barrios de Bagdad, y hemos encontrado los productos químicos que sirvieron a los atentados. Procedían de un país vecino", dijo, sin precisar cuál, pero aclaró que se trataba del mismo material utilizado el 19 de agosto.El lunes, los miembros de la Defensa civil trabajaban con ahínco en la búsqueda de otras víctimas."Algunas familias nos dicen que desconocen la suerte de sus allegados. Nuestro deber es encontrarlos", dijo el general Walid Hamis, jefe de la Defensa Civil de Bagdad."Hemos hallado otros dos nuevos cuerpos esta mañana. Y desgraciadamente pienso que vamos a encontrar otras víctimas. Los kamikazes escogieron el domingo ya que ese día hay mucha afluencia. Iraquíes de todo el país vienen a buscar documentos después del fin de semana", dijo a la AFP el coronel Jalil Ibrahim, responsable de la seguridad del ministerio de Justicia.En la guardería del primer piso del edificio devastado se veía un biberón manchado de sangre, camas rotas y juguetes destrozados."Recibimos aquí bebés hasta la edad de tres años. Teníamos 16 niños. Seis murieron y los otros diez quedaron heridos. No sé si están vivos aún", explicó el coronel Ibrahim.De otro lado el presidente Jalal Talabani (un kurdo), el primer ministro Nuri al Maliki (chiita) y el presidente del Parlamento (sunita) Iyad al Samarrai deben reunirse en horas de la noche para tomar una decisión final sobre las enmiendas de la ley electoral y enviarlas al Parlamento, según un comunicado de la presidencia.

Más noticias

0 Comentarios