Inversores inquietos por la batalla de la deuda argentina

Un fuerte conflicto en Argentina entre la presidenta Cristina Kirchner y el titular del Banco Central, Martín Redrado, dejó a los inversionistas temerosos de una prolongada crisis institucional y un retorno a la inestabilidad económica.

Un fuerte conflicto en Argentina entre la presidenta Cristina Kirchner y el titular del Banco Central, Martín Redrado, dejó a los inversionistas temerosos de una prolongada crisis institucional y un retorno a la inestabilidad económica.La decisión de la mandataria de destituir por decreto a Redrado llevó a analistas a temer un enfrentamiento entre el gobierno y legisladores de la oposición que respaldan a Redrado, lo cual podría golpear la frágil economía del país."Esto es una verdadera crisis institucional", dijo a la AFP Alberto Bernal, jefe de investigaciones de Bulltick Capital Markets, con sede en Miami.Kirchner despidió a Redrado el jueves por negarse a cumplir el decreto que dispone la formación de un fondo de 6.569 millones de dólares con reservas del Tesoro para pagar parte de la deuda este año, de USD 13.000 millones en total.Pero Kirchner sufrió dos derrotas judiciales el viernes; primero, cuando una jueza suspendió temporalmente un decreto que permite la utilización de reservas para pagar la deuda y, más tarde, cuando la magistrada ordenó la restitución de Redrado."Es una situación muy complicada", dijo Bernal a la AFP. "Si esto persiste y aumenta la incertidumbre (...) definitivamente existe riesgo de un problema de bonos", agregó.Los bonos argentinos se hundieron el viernes con la noticia de una profundización de la crisis, ya que los inversores locales buscaban mayores beneficios por un mayor riesgo, elevando el costo de los préstamos.La economía de Argentina, la tercera más grande de América Latina, aún está luchando por recuperarse del default masivo de 2001, que diezmó las finanzas del país y le impidió el acceso a los mercados de crédito internacionales.En los últimos meses, Kirchner intentó regresar a la corriente financiera dominante buscando un acuerdo de indemnización con los tenedores de bonos en default.Sin embargo, algunos consideraron su manejo del tema como de mano dura.Analistas de JP Morgan indicaron el viernes en un comunicado que el decreto de Kirchner para destituir a Redrado corría el riesgo de desatar una disputa política con un Congreso cada vez más dominado por la oposición.La decisión, advirtieron, podría provocar una crisis similar a la ocasionada por los planes de aumentar los impuestos a la exportación en 2008, que ocasionó protestas en todo el país y una rebelión generalizada entre los agricultores.Otros asesores financieros alertaron a sus clientes que el peso argentino se apreciará frente al dólar en las próximas semanas, al cuestionarse la independencia del banco central.Algunos advirtieron que también podrían ponerse en duda los intentos del gobierno argentino para recaudar más dinero mediante la emisión de bonos."Los inversores probablemente rehúyan cualquier emisión de deuda argentina, lo que aumenta el riesgo de otro default en 2010", advirtió la consultora Brown Brothers Harriman en una nota a sus clientes.Según Bernal, un acuerdo político será necesario ahora para evitar una abierta crisis."La única solución" es que el Congreso y el gobierno se sienten a hablar, opinó.

Más noticias

0 Comentarios