Inseguridad y crisis opacan logros de gobierno de Colom en Guatemala

La creciente inseguridad y las dificultades económicas que enfrenta Guatemala, así como una crisis política desatada el año pasado por un crimen en que fue responsabilizado injustamente el presidente Álvaro Colom, marcaron este jueves el segundo aniversario de su gobierno.

La creciente inseguridad y las dificultades económicas que enfrenta Guatemala, así como una crisis política desatada el año pasado por un crimen en que fue responsabilizado injustamente el presidente Álvaro Colom, marcaron este jueves el segundo aniversario de su gobierno.Después de ocho meses de tensiones tras el asesinato del abogado Rodrigo Rosenberg, que una comisión investigadora de la ONU determinó que planificó su propia muerte, un sereno Colom presentó este jueves su segundo informe anual ante el Congreso, en el que destacó diversos avances sociales.El mandatario socialdemócrata afirmó, ante diputados y miembros del cuerpo diplomático, que Guatemala avanzó en educación, salud y el combate a la pobreza, que afecta al 80% de sus 13 millones de habitantes.Colom dijo que unos 365.000 niños adicionales se inscribieron en la escuela, gracias a que su gobierno aumentó las vacantes, y que medio millón de mujeres pobres recibieron un subsidio de 38 dólares mensuales por enviar a sus hijos a la escuela y llevarlos a controles mensuales de salud."Estoy convencido que la pobreza no deja de existir por el hecho de no reconocerla", afirmó el mandatario.Sin embargo, admitió que los logros se vieron afectados por la crisis económica, que causó un déficit de 875 millones de dólares, el calentamiento global que acentuó una hambruna que dejó unos 400 muertos en el país, y por el crimen de Rosenberg, el 10 de mayo pasado, que provocó una crisis política."Reconozco que hay muchos rezagos, pero la sequía por el cambio climático afectó a cientos de miles de familias pobres, así como la crisis económica mundial", expresó.Dijo que las acusaciones que enfrentó tras el crimen de Rosenberg, quien lo acusó de haber ordenado su muerte en un video que grabó pocos días antes del homicidio, fueron una "infamia, un insulto" que minimizaron los logros de su gestión.Colom aseguró que involucrarlo a él en el asesinato del abogado buscaba "romper el orden constitucional que con tanta sangre nos ha costado construir" en las últimas dos décadas y media, cuando se instauró la democracia después de años de regímenes militares.Aunque la inseguridad es la principal crítica a su gestión, el gobernante no mencionó este tema en su informe al Congreso. El año pasado hubo 6.000 homicidios en el país, una de las cifras más altas de Latinoamérica.Colom ha reconocido su fracaso en este campo, pero alega que eso se debe al estado de abandono en que encontró a las fuerzas de seguridad, por las malas políticas de sus antecesores."El Gobierno está en deuda con la sociedad porque no ha logrado ni medidas de corto plazo de impacto para disminuir los índices de criminalidad y tampoco ha logrado dar pasos que apunten (...) hacia una gestión eficiente de los aparatos de seguridad que pudieran hablar de una mejoría en el mediano plazo", criticó el ex canciller Edgar Gutiérrez.Por su parte, el dirigente opositor y ex candidato presidencial derechista Otto Pérez afirmó que el mandatario ha fracasado en su principal promesa de campaña.Colom decía que "la violencia se combatía con inteligencia y que en ocho meses la situación sería diferente, pero no se cumplió", declaró Pérez.

Más noticias

0 Comentarios