¿Iguales Ante La Ley?

Hace un par de semanas se cumplió el plazo normal para presentar su declaración de impuestos federal y estatal. Excepto por aquellos que tuvieron un ingreso realmente mínimo, todas las personas que trabajaron el año pasado tienen la obligación de presentar la declaración tributaria. No importa que sea ciudadano de Estados Unidos o no. De hecho, si es ciudadano de Estados Unidos, tiene que declarar sus ingresos aunque haya residido y trabajado solo en el extranjero. No importa tampoco si usted es un inmigrante legal o no.

Si al elaborar su declaración resulta que pagó de más, el estado le hará un reembolso. Y si usted le debe al estado porque le pagó menos de lo que debía, de todas maneras tiene que presentar la declaración de ingresos aunque no tenga dinero para pagar lo que adeuda. El estado le puede dar un plazo para pagar.El punto es este: todos tenemos la obligación ciudadana de contribuir al tesoro público con parte de nuestros ingresos. ¿Y quiénes deberían ser los primeros en dar el ejemplo? Probablemente, aquellos que le cobran al gobierno por su trabajo: los empleados públicos. Pero resulta que no es necesariamente así.La falta de pago de impuestos por parte de ciertos empleados públicos es tan grave que un comité del Congreso está contemplando imponer una nueva ley para echar de sus cargos a empleados del gobierno morosos en el pago de impuestos. Un informe del servicio de cobranza impositiva o IRS por sus siglas en inglés indica que cientos de miles de empleados gubernamentales deben miles de millones de dólares en impuestos. Eso ya es para sentir vergüenza ajena pero agárrese… tal y como está confeccionado el proyecto de ley, éste no alcanzaría a los mismos legisladores que lo vienen considerando. ¡Ayayay! Algunos congresistas y empleados en sus oficinas en el Capitolio también deben más de nueve millones de dólares en impuestos, de acuerdo con lo informado por el IRS.¿Somos todos verdaderamente iguales ante la ley? Usted dirá.

Más noticias

0 Comentarios