Honduras: Enviado de EEUU consigue sentar de nuevo a protagonistas de crisis

Thomas Shannon, responsable de la diplomacia estadounidense para América Latina, consiguió sentar de nuevo a la mesa este jueves a las delegaciones del depuesto presidente Manuel Zelaya y del gobierno de facto Roberto Micheletti para buscar un acuerdo antes de las elecciones del 29 de noviembre.

Thomas Shannon, responsable de la diplomacia estadounidense para América Latina, consiguió sentar de nuevo a la mesa este jueves a las delegaciones del depuesto presidente Manuel Zelaya y del gobierno de facto Roberto Micheletti para buscar un acuerdo antes de las elecciones del 29 de noviembre."Se está acabando el tiempo. Sólo nos queda un mes para las elecciones. Necesitamos un acuerdo lo más rápido posible", apremió Shannon, que anunció que se quedará hasta el viernes para tratar de arrancarle un acuerdo a los protagonistas de la crisis política hondureña.Y es que "sin acuerdo le va a ser difícil a la comunidad interamericana apoyar las elecciones", dijo en rueda de prensa, antes de advertir que el status quo llevará al país centroamericano, el tercero más pobre de la región, a "una situación difícil"."Por eso estamos acá, creemos firmemente que con un acuerdo Honduras puede usar el apoyo de la comunidad internacional de una manera importante y útil", dijo, consultado sobre si Estados Unidos reconocería el resultado de las elecciones.Sin embargo, al ser preguntado si Estados Unidos aceptaría el resultado de la elección esquivó la respuesta diciendo que su país apoya la consecución del acuerdo.Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, aseguró a la AFP que la realización de las elecciones del 29 de noviembre no normalizará la situación en Honduras, donde, según él, sigue sin haber condiciones para que se realicen esos comicios."No hay una situación normal en Honduras y lo que es peor no la va a haber aunque haya elecciones", dijo Insulza.Shannon, que está acompañado por el secretario de Estado adjunto Craig Kelly, y por el asesor de la Casa Blanca para América Latina Dan Restrepo, se reunió la víspera por separado con Zelaya y Micheletti, y con los candidatos presidenciales.También se aseguró a primera hora de este jueves que las delegaciones de los dos protagonistas de la crisis llegaban al hotel donde Vilma Morales, negociadora de Micheletti, convocó la víspera para reanudar diálogo roto el pasado viernes cuando Zelaya dio un golpe en la mesa por la negativa del gobierno de facto a restituirlo.Según Morales, el gobierno de facto estaría dispuesto a aceptar que además de la Corte de Justicia, el Congreso someta a votación el regreso de Zelaya, como exigía éste, que sigue refugiado en la embajada de Brasil desde que llegó al país sorpresivamente el pasado 21 de septiembre."La solución está en la mesa", insistió Shannon en referencia a la Declaración de San José, propuesta por el presidente costarricense y mediador en la crisis, Oscar Arias, que ha servido de base para las últimas negociaciones auspiciadas por la OEA.Dicha propuesta considera como punto innegociable la restitución de Zelaya en el poder antes de las elecciones, aunque en un gobierno de unidad nacional y con el compromiso de que no volverá a insistir en convocar una Asamblea Constituyente, el objetivo que precipitó su derrocamiento.La firma de un acuerdo sólo depende de "voluntad política", inistió Shannon, aunque dijo que el "mecanismo y la manera, lo vamos a dejar en manos de los negociadores".El gobierno de facto ha rechazado hasta ahora cualquier solución que pase por la restitución de Zelaya, expulsado del poder por el golpe de Estado orquestado por la Justicia, apoyado por el Congreso y ejecutado por los militares el pasado 28 de junio.En la calle, después de días de calma, la policía disolvió este jueves a un grupo de manifestantes pro Zelaya, mientras que otro grupo integrado por decenas de centenares de pesonas se dirigía hacia el hotel Marriott, sede del nuevo diálogo.

Más noticias

0 Comentarios