Guatemala conmemora 65º aniversario de la Revolución que derrocó dictadura

Guatemala celebra este martes el 65º aniversario de la Revolución de cctubre de 1944, que terminó con la dictadura y abrió un período de diez años de democracia y florecimineto de la cultura y las artes.

Guatemala celebra este martes el 65º aniversario de la Revolución de cctubre de 1944, que terminó con la dictadura y abrió un período de diez años de democracia y florecimineto de la cultura y las artes.Dos marchas convocadas por los sindicatos de trabajadores guatemaltecos, recorrieron las calles de la capital hasta llegar al Parque Central, para recordar cómo el 20 de octubre de 1944 un sector del ejército, junto con estudiantes, maestros y obreros, se levantó en armas para acabar con las dictaduras que tanto expoliaron el país.Bajo la batuta de Juan José Arévalo (1944-1950) y de Jacobo Arbenz (1950-1954), que fueron elegidos por mayoría aplastante en los dos primeros comicios electorales libres en Guatemala, con el 85% y el 75% de los sufragios respectivamente, el país vivió su época dorada."Recuerdo ver tanques en las calles, fueron 24 horas de revolución, pero se trata de una de las más grandes jornadas del pueblo de Guatemala, ya que durante esa década democrática se crearon ciertas conquistas sociales que hoy día disfrutamos en el país, como la creación del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) o del Código de Trabajo", dijo a la AFP el escritor e historiador guatemalteco Héctor Gaitán."Este movimiento fue producto de lo que los guatemaltecos deseaban, el fin de la dictadura de Ubico (1931-1944), que durante 14 años llevó a cabo una política de represión contra el pueblo", agregó.Sin embargo, ese período de expansión cultural y social con miras a los más necesitados y que respetó el indigenismo y la pluralidad étnica del país, terminó en 1954, cuando el militar Carlos Castillo Armas, con el apoyo de la agencia de inteligencia estadounidense (CIA), cuyos intereses se vieron dañados por las políticas contra la empresa bananera United Fruit Company, tomó el poder.Las voces que tachaban a Arbenz de comunista servían para difundir la idea en la región y conseguir que las dictaduras vecinas de Nicaragua y Honduras presionaran por la caída del gobierno democrático en Guatemala, la devolución de las tierras a los terratenientes por parte de los campesinos y el servilismo a Estados Unidos.Para el autor de la famosa serie de libros "La calle donde tú vives", desde ese momento "hemos ido para atrás en Guatemala, no se han producido cambios estructurales y son los grandes intereses oligárquicos los que manejan el país".En eso está de acuerdo Alfonso Bauer Paiz, uno de los supervivientes de la revolución, que permaneció más de 25 años en el exilio y fue ministro de Economía y Trabajo, secretario del Congreso y uno de los funcionarios encargados de iniciar la reforma agraria en fincas del Estado, entre otros cargos."Guatemala fue el primer país, antes que Cuba, que se enfrentó a los Estados Unidos. El valor moral de la revolución es inmenso porque se interpretó la política vinculada con la ética, se luchaba por principios, ahora todo es dinero", dijo este hombre de 91 años a la AFP.Lejos están ahora las victorias aplastantes en las urnas de los gobernantes como las de Arévalo y Arbenz. En la actualidad, "los presidentes no ganan ni con el 20%", dijo el historiador."Los diferentes gobiernos nunca han pensado en el bien del pueblo, las privatizaciones, el fomento de un mercado para inversiones extranjeras en vez de un desarrollo industrial nacional, sólo buscan lucrar y para ello se mueven de partido en partido, como haga falta", expresó Bauer Paiz.

Más noticias

0 Comentarios